ASI SE ANUNCIABA “EL GRAN BAZAR EL PRECIO FIJO” EN 1901

En 1827 arrancaba en Cáceres “El Precio Fijo”, un lugar emblemático e iconográfico del comercio cacereño, y, siempre, en un lugar siempre privilegiado como es la calle Pintores.

ELPRECIOFIJO-REVISTADEEXTREMADURA1899Y en su recorrido por la vida comercial, en el epicentro de Cáceres, ya en año 1901, o sea, hace tan solo 114 años, se anunciaba de este modo, como podemos ver, en la “Revista de Extremadura“, que pusieron en marcha Miguel María Jalón y Larragoiti, Marqués de Castrofuerte, Publio Hurtado y otros notables de la intelectualidad cacereña y pacense en 1899.

El anuncio que acompaña este texto aparece en el número XXI, de la “Revista de Extremadura“, correspondiente al mes de marzo de 1901, y en el que se viene a señalar que, por aquella época “EL PRECIO FIJO” era una especie de Almoneda en cuyo comercio, que se anunciaba como el Gran Bazar, y en el mismo se muestra que hay “Exposición Permanente de capricho, Fonógrafos, filtros de amianto, esponjas y la mar de objetos” así como “Platería: completo sentido en todo cuanto se pide“.

Llama la atención, como vereis, que cuando la inmensa mayoría de los comercios, tiendas y establecimientos comerciales de instalados en esa misma calle se anunciaban en la prensa con el nombre de calle Alfonso XIII, si bien muchos destacaban entre paréntesis Antes Pintores, El Precio Fijo se mantuvo firme en el nombre popular de siempre y seguía apostando, muy acertadamente, por cierto, por el de calle Pintores.

También subrayar que en este hallazgo, que al final del anuncio figura el nombre del dueño Eulogio B. Vitali, subrayando que hay ENTRADA LIBRE. Todo un detalle y todo un gesto.

Muchos años después, en nuestros tiempos, –me refiero a los de algunos de cierta edad, claro es–, años sesenta, en cuyos comienzos de década algunos aún andábamos en calzón corto, creo recordar que dicho establecimiento cerró a finales de dicha década. Lo que provocó una oleada de pesar en quienes, por la belleza de su fondo comercial, y por su amplio escaparate se colaba el buen, fino y delicado gusto de sus propietarios.

Pero con anterioridad el más que histórico PRECIO FIJO se había convertido en una tienda de objetos religiosos: Velas, Rosarios, Imágenes, Escapularios, tallas de Santos y Vírgenes, Cirios, Estampas, Crucifijos, Medallas, Devocionarios, Lamparillas de Aceite, Sagrados Corazones de Jesús, calendarios religiosos, figuras de Belenes y todo aquello cuanto estuviera relacionado con la devoción y la fe católica.

Una tienda que regentaban, por aquel entonces, las tres hermanas del prestigioso artista cacereño Eulogio Blasco.

Por cierto que en esa última etapa en el escaparate se instalaba uno de los Belenes más vistos por todos los cacereños, mientras sonaban los villancicos por la megafonía instalada al efecto, por toda la calle Pintores…

NOTA: Este anuncio tan ilustrado ya aparece asimismo publicado durante en el periódico “La Guía del Forastero” correspondiente a los últimos números de la misma en el mes de mayo de ese mismo año 1899.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *