Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/25/d580598968/htdocs/clickandbuilds/WordPress/BLOG_JUAN/wp-content/themes/news-magazine/inc/front/front_params_output.php on line 731

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/25/d580598968/htdocs/clickandbuilds/WordPress/BLOG_JUAN/wp-content/themes/news-magazine/inc/front/front_params_output.php on line 731

Archive For The “Poemas” Category

NO ERES DE CACERES SI…

By |

El 13 de diciembre de 2015 se celebró una Quedada del grupo No eres de Cáceres sí en el Casco Histórico Monumental para recorrer sus callejuelas y plazoletas de la mano de César García, un jabato del cacereñismo, un lujo de guía, y disfrutar de sus explicaciones sobre la historia, las historias, las leyendas alrededor de esa inmensa Ciudad Medieval.

 

NO ERES DE CACERES SI...

Los asistentes a la Quedada del grupo «No eres de Cáceres si…», siguen, atentos, las explicaciones de César García.

Me dolió el alma, al menos un poco, por no juntarme con el grupo. Y, luego, el recorrido del vídeo de la Quedada con una notable crónica del periodista Paco Mangut, el sabor de la savia y el saber de César García, que sabe de Cáceres lo que no está en los escritos, el camino y el trasiego a lo largo y ancho por el Casco Histórico Monumental, la historia y la leyenda, la hazaña y el misterio, el silencio y el murmullo del grupo…

La música de fondo elegida, con precisión de cariño y acierto, por Paco Mangut, con la emocionante canción de Pablo Guerrero entonando su creación  «Por una calle de Cáceres«, sus palabras, que venían a compendiar el sentimiento de todos los componentes del Grupo, me han llevado a repasar un par de veces esa sobresaliente crónica de la Quedada de No eres de Cáceres sí…

Read more »

CONFESION ANTE LA PLAZA

By |

El pasado 3 de diciembre de 2015 al abrir el ordenador me encontré con una preciosa panorámica de la Plaza Mayor vista desde el Arco de la Estrella, obra de mi querido amigo Tomás González, Cacereñeador donde los haya.

 

PLAZA MAYOR

La Plaza Mayor vista desde el Arco de la Estrella por el artista fotográfico Tomás González Hernández.

El encabezamiento de la misma era del siguiente tenor: «La foto de hoy. Cacereando, como dice mi amigo Juan de la Cruz«. Entonces parpadeé, emocionalmente, ante la Plaza Mayor, plena de fuerza y de ímpetu, casi galopando hacia el arco iris supremo de la magia y del hechizo. Algo, sencillamente, fascinante.

Leí, de forma acompasada, esas trece palabras, que rezuman la esencia de una amistad histórica, de modo armónico, abrazada a los muros, a los palacios, a los paseos, siempre eternos, por la ciudad. Acaso comulgando conmigo mismo. Me pudo, claro, el pálpito del peso, inmenso, de la ciudad. Diría, mejor, que, mientras veía la fotografía se iban sobreponiendo tantas y tantas y tantas imágenes con la emoción de las estampas y los recuerdos que se amontonan en el baúl de la memoria.

Cáceres brillaba de oro de luz y de amor de sus gentes. Y que, con el paso del tiempo, el arbolado de las enseñanzas de nuestros antepasados, iban corriendo, de generación en generación, hasta lo más recóndito del alma.

Recordé, entonces, nuestras andanzas niñas y adolescentes y juveniles, acompasadas de la amistad que unía a su padre, Francisco González, un luchador por el baloncesto y la juventud en aquel Cáceres de finales de los años sesenta y los setenta y los ochenta, con quien Cáceres está en deuda histórica.

Luego, acaso en unos cortos pero eternos minutos, más allá de la contradicción, parí estos humildes versos, (y que me perdonen los poetas por mi pobre númen), que nacen, precisamente, en el Cacereñeo: Que no es más que el hecho de paladear, de saborear las esencias, todas, de Cáceres en todas sus manifestaciones. ¡Qué hermoso y sugerente, qué fascinante resulta, querido amigo, CACEREÑEAR!.

Unos versos que he querido titular CONFESION ANTE LA PLAZA.

CONFESION ANTE LA PLAZA

( A Tomás Hernández, amigo, de siempre y para siempre, en el altar del cacereñeo)

 

Cacereñeando, mi querido Tomás,

me confieso de corazón ante la Plaza,

hincado de hinojos con toda mi alma,

queriendo vivir más Cáceres, más y más.

 

Te confieso, Cáceres, de mi calma,

que mi pasión a tí siempre se abraza,

saboreando una ciudad que canta

a tantas bellezas que de ella emanan.

 

Por eso, cuando avanzo por la ciudad,

y poco a poco la voy dejando atrás,

vuelan suspiros a la Virgen de la Montaña,

porque mi corazón, ay, se desgarra.

 

Acaso, como bien sabes, amigo Tomás,

es todo un placer y un lujo el Cacereñear

por Cáceres, ciudad siempre señorial,

con miradas plenas de autenticidad.

 

En la senda flores y preces de luz emocional,

con el caminante entre sus piedras al andar

sintiendo un gozo, ay, siempre inmortal,

y viviendo la esencia de la cacereñidad

 

Me confieso, Cáceres, desde la verdad,

mágica y fascinante, ciudad sin par,

que busco el hechizo de tus sueños tras

de los visillos de la misma eternidad.

 

Mi querido Cáceres: No te olvido jamás.

Tu alma lleva a mi alma a la paz,

y confesarme, Ciudad, ante el altar,

que siempre, siempre, te he de amar.

 

¡Qué placentero, pues, mi querido Tomás,

Cacereñear, Cacereñear y Cacereñear…!

(En la mañana del 3 de diciembre de 2015, contemplando la imagen panorámica, cálida, dulce, sugerente, profunda, de la Plaza Mayor de Cáceres, vista desde el Arco de la Estrella, por el objetivo artístico de Tomás González Hernández)

Read more »

AL CRISTO DE LOS ESTUDIANTES

By |

Un día cualquiera de hace ya algunos años compuse este Poema, titulado, sencillamente, AL CRISTO DE LOS ESTUDIANTES, pedazo de Cofradía, llena de luz, de esplendor, de sensibilidad, que comenzó desfilando en el anochecer del Jueves Santo de 1959, en medio de una gran austeridad, pero con el aplauso, el fervor, la devoción y el reconocimiento de todo Cáceres, a un puñado de jóvenes que sacaron a pulso y adelante, entre señalados sacrificios y esfuerzos, lo que hoy se conforma como un excepcional desfile procesional en la Semana Santa de la ciudad.

 

cristodelosestudiantesalfonsopolo

Bellísima estampa del desfile del Cristo de los Estudiantes en la Semana Santa de Cáceres.

Se trata de un Poema pleno de sencillez pero de una inmensa pasión por la Cofradía y el Cristo de los Estudiantes, como se le conoce popularmente desde siempre. Si bien hoy su denominación oficial sea la de Franciscana Cofradía Penitencial del Vía Crucis y del Santísimo Cristo del Calvario, y que siempre seguirá siendo, en la historia del recorrido de la tradición semanasantera cacereña, la del Cristo de los Estudiantes.

Todo un desfile procesional de rigor, de lujo, de devoción, de fervor, del más puro sentimiento y autenticidad, y que en la mañana del Viernes Santo impregna a Cáceres de un sabor y de un sentir muy especial.

AL CRISTO DE LOS ESTUDIANTES

Siempre majestuoso, magno y sublime,
el bellísimo Cristo de los Estudiantes,
en un inmenso y bello desfile procesional,
que a Cáceres de siempre tiene anhelante.

Por tu imagen por tu sufrimiento, por tu luz,
Cristo, siempre en tu Cofradía hechizante,
por tu fervor, por tu piedad, por tu pasión,
de impresión cacereña siempre radiante.

¡Ay Semana Santa Cacereña de hechizo!
¡Ay, mi Cristo solemne de los Estudiantes!
Cristo de la cruz, siempre de claveles rojos
y siempre, ay sublime y bellamente brillante.

Esplendor de una Semana Santa de luz,
de grandiosidad de inmenso semblante,
entre oraciones, admiraciones y saetas,
de todo Cáceres contigo siempre vibrante,
entre escenas de dolor de Viernes Santo,
con todo Cáceres contigo participante.

Cofradía de magia y Cristo de bella pasión,
que se clava en el alma de nuestros estantes,
como un Cristo de sublime hermosura
y de un dolor de calvario y exultante,
mientras hoy, como ayer, como siempre,
Cáceres te sigue entre oraciones expectante.

¡Ay mi Cristo de la pasión, aquí tienes mis brazos
para ayudarte, Santo Cristo de los Estudiantes,
y aquí tienes mis plegarias para poder alumbrarte,
en ese sendero del Calvario, de luz rutilante,
y un recorrido clavado de sufrimiento impresionante,
con Cáceres, orando, bajo tu mirada, esperando
que nos acompañes en la senda hacía ti caminante.

NOTA: La fotografía del desfile procesional del Cristo del Calvario, popularmente conocido como Cristo de los Estudiantes está captada de la página web del Ayuntamiento de Cáceres.

Licencia de Creative Commons
AL CRISTO DE LOS ESTUDIANTES by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Read more »

EL CRISTO DE LA SEMANA SANTA

By |

La Semana Santa de Cáceres, de Interés Turístico Internacional, está cargada y repleta de una impresionante fuerza y belleza, con la mayoría de sus desfiles procesionales de las cofradías recorriendo el Casco Histórico-Monumental de la ciudad. Y, de la mano de la Semana Santa de Cáceres, el Viernes de Dolores compuse este Poema titulado EL CRISTO DE LA SEMANA SANTA.

 

cristo de las batallas hoy

El Santísimo Cristo de las Batallas, una de las imágenes más veneradas en la Semana Santa de Cáceres.

En el silencio de la alta madrugada me parecía escuchar los secos golpes de las horquillas de hermanos de carga y costaleros, las saetas inmensas de pasión, el redoble del tambor, las marchas musicales, el sonido del arrastre de las pesadas cruces de los penitentes. Y me pareció contemplar, al mismo tiempo, las impresionantes Levantadas de pasos e imágenes al cielo de los brazos estirados hasta el sudor irremisible y esforzado de los mismos, el paso de jóvenes y mayores luciendo la mantilla cacereña. Y hasta me pareció respirar el aroma de flores en inmensos tronos y pasos… Me parecía escuchar, inclusive, la exaltación del silencio contenido en el recorrido procesional. Lo mismo que pareció escuchar la emoción contenida de las gentes de todo Cáceres, orgullosos hasta la médula, de este largo y señalado costumbrismo tradicional.

cristo de los estudiantes

El Cristo de los Estudiantes desfila, en su trono de claveles rojos, por el corazón de la Ciudad Medieval.

Era, es y será, siempre, una Semana Santa, la de Cáceres, adornada por la más serena belleza de impresionantes imágenes como fruto de la imaginación y el esfuerzo de prestigiosos escultores e imagineros, de tronos rebosantes de flores y una más que señalada devoción, de paradas procesionales que se conforman repletas de fervor y de participación, de expectación procesional, de toda una sensibilidad semanasantera cuajada de un sentimiento pletórico de luz, de misterio, de hechizo, de relieve, de solemnidad, en el marco, siempre excelso, de la ciudad. Y que durante toda la Semana Santa es, sencillamente, un hervidero de gentes.

Y a ese Gran Cristo de la Semana Santa de nuestra ciudad, le compuse este humilde Poema.

CRISTO DE LA SEMANA SANTA DE CACERES

Siento, Señor, el mágico Poema de la Semana Santa,
siempre de Cáceres, como una luz viva, como una llama,
que su Pasión y fervor siempre guía y de belleza exalta,
al hilo señero del pueblo que siempre, Señor, te acompaña.

Siento Señor, tanta luz, tanto esplendor vivo del alma,
que en Cáceres a tu grito desgarrador, a voz en grito, clama,
para enaltecer tu gloria y dolerse de tu faz ensangrentada,
como un misterio de la Crucifixión por las huestes bárbaras.

Siento Señor tu agonía, y sin embargo, Señor, me pasa
que el verte con tu dolor impenitente a todos nos duele y llama,
como una luz de vela sangrienta en la noche oscura del alma,
para salvarnos con tu gloria que nace de la Pasión torturada.

Cáceres, entre procesiones y admiraciones, te canta,
Cáceres, entre imágenes de belleza y miles de estampas,
mientras Cáceres, ay, Señor, siempre se embarga
en el sentimiento de esta impresionante Semana Santa.

Semana Santa de Cáceres con sus tronos en volandas
por el hechizo de la Ciudad Antigua, por sus semblanzas,
recorriendo la vereda del Calvario entre heridas amargas,
para velarte, siempre, en el sufrimiento de tus caminatas,
en medio de una imagen, Señor, tan flagelada y lacerada,
que a todos nos acongoja con tu llanto y tu mirada
de pesar y de dolor que a todos en el corazón se nos clava.

Y que a todos nos ilumina. Basta Señor, de tanta maldad,
como la que sufres, Señor, como la que aguantas,
en el desfile, siempre, de tu gloria, para darnos esperanza,
en la Ciudad Antigua entre callejuelas, rincones y plazas.

Cáceres, Señor, se vuelca con su gran Semana Santa,
como siempre, la mejor Semana Santa de toda España,
para acompañarte entre procesiones de tardes y madrugadas
y el fervor y la pasión, siempre, en la luz sangrante de tu palabra..

Procesiones en nuestro Cáceres, siempre, del alma,
procesiones de belleza, de hechizo, y siempre magnas
que fluyen en el caudal de nuestros fervores de llamaradas,
con un pueblo que se vuelca con tus heridas y con tus llagas.

Semana Santa Monumental de Cáceres que al cielo se alza,
Semana Santa de Pasión, de un Cáceres que se exalta
para acompañarte con fervor, allá por donde vayas,
desde el Domingo de Ramos con la Burrina y entre palmas,
que recorre la pasión de tu Pasión entre dolorosas miradas,
y que se vuelca por todo Cáceres, con tu alma sagrada,
para redimir a todo un pueblo cacereño que se proclama
semanasantero entre procesiones que todos admiran y alaban.

¡Ay, Semana Santa de Cáceres, la más bella de España!
¡Ay, Semana Santa de Cáceres, cómo te sentimos en el alma!
¡Ay, Semana Santa de Cáceres, de tanta luz, resplandor y templanza!
¡Ay Semana Santa de Cáceres, cuánta fe nos guía y de ella emana!

P. D. Las fotografías que ilustran este Poema, CRISTO DE LA SEMANA SANTA DE CACERES, se corresponden con el Santísimo Cristo de las Batallas, cofradía fundada en 1951 por mi padre, Valeriano Gutiérrez Macías, con la Hermandad de Caballeros Mutilados de Cáceres, en instantánea de Alberto Mateos Medina, y la del Santísimo Cristo de los Estudiantes, que figura en la página del Ayuntamiento de Cáceres y obra de Alfonso Polo.

Licencia de Creative Commons
EL CRISTO DE LA SEMANA SANTA by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Read more »

NOCHE DE SILENCIO EN CACERES MONUMENTAL

By |

La impresionante Ciudad Medieval de Cáceres, Patrimonio de la Humanidad, Tercer Conjunto Monumental de Europa, siempre acompaña en la peregrinación del caminante, y sin embargo periodista y escritor, mientras trasiega, sueña, pasea, reflexiona en el alma, disecciona la historia, mágica y misteriosa, mientras trata de ayudar, con sus brazos, como un costalero más, a los cielos de la eternidad. Tal es y resulta su infinita hermosura que nunca, jamás, nos cansaremos de admirar. Aunque sea en el idilio de los sueños.

 

caceres abc

Torres, iglesias, palacios, casonas nobiliarias, ermitas, fortalezas, plazoletas, callejuelas, se dan cita en el Casco Histórico-Monumental de Cáceres.

Y es que Cáceres es, sencillamente, una canción en piedra que han admirado, elogiado, piropeado y ensalzado los mejores escritores, los mejores poetas. Y siempre, siempre, siempre, todos los visitantes, que se han ido rindiendo a sus pies en medio de una oleada de admiraciones.

Acaso porque en Cáceres, cuentan algunos, se hizo posible el milagro de saber revitalizar el Casco Histórico-Monumental, a través de un cuidado y esmero, de una pasión y de un mimo que todos saben apreciar en su justa medida por los tiempos de los tiempos y en el transcurso de un camino que se llama, sencillamente, siempre.

Un día, no hace mucho, en medio de un prisma de recuerdos, compuse este Poema titulado NOCHE DE SILENCIO EN CACERES MONUMENTAL.

A todos los cacereños que aman nuestra Ciudad.

 

Me apasiona el silencio profundo de la noche cacereña,
como siempre, inmenso e impregnado de toda su belleza…
Esté la noche del alma de la Ciudad Histórico-Monumental,
inmersa en su más expresiva calma y sugerente serena,
esté en noche de vibrante y apasionante tormenta,
en medio de brumas y de las más espesas nieblas
o bajo la luz hechizante y clara de una luna plena,
o adornándose el cielo con una gran fantasía de estrellas.
Siempre Cáceres, siempre, de luz eternamente llena.

Y pasear despacio, en sosiego, por sus plazoletas y callejuelas,
por los rincones medievales de la ciudad y, despacio, pensar
en tantas secuencias de la historia y en tantas epopeyas
como glorias pasadas del silencio que la historia esmera.

Pasear cadenciosamente entre sus muros, de forma lenta
y reflexiva entre las alegrías y de la vida las penas,
oyendo el ritmo de los pasos que sobre el suelo suenan,
camino de cualquier parte que de la Ciudad Antigua se sueña,
con todo el trajín de nuestra vida siempre a cuestas
y pisando en ese suelo histórico con luz y con cadencias,
mientras las páginas de Cáceres van pasando entre señeras
inquietudes para revivir tantos tiempos de luchas y contiendas.

Y envolverme , paso a paso, sin estridencias, en el Arco de la Estrella,
vibrar con la grandeza de la Plaza de Santa María siempre esbelta,
y adentrarme por los Golfines de Abajo para ascender por la Cuesta
de la Compañía dejando atrás la Preciosa Sangre y la Casa de los Becerra,
y allí, más abajo, el barrio ancestral y profundo de la judería vieja.

Llegarme hasta la Plaza de San Mateo, con el Palacio de las Veletas,
el Convento de San Pablo, ay, y la augusta Torre de las Cigüeñas,
y sorprenderme, como siempre, con el hechizo de la Casa Múdéjar,
junto a un puñado de casonas, de palacios, de ermitas, de fortalezas
y de iglesias que el Casco Histórico-Monumental de hermosura llenan,
como un sublime esplendor, en busca de eternidades inmensas,
mientras Cáceres sueña con una historia que parece de leyenda.

Calle Ancha, Plaza de Santa Clara, los adarves, llanos y cuestas,
que se retuercen en el pletórico Casco Histórico-Monumental,
preñado de heroicidades, de gestos, de batallas, de peleas,
preñado al tiempo, de sueños, de esperanzas, de gestas,
que llevaron a Cáceres del alma a la gloria sublime y suprema
de una Ciudad de esplendor, de misterio, de profunda belleza.
Y que mira a los cielos de la esperanza, de la redención eterna,
para configurar, siempre, en su exaltación a sus mágicas piedras,
un montón de versos y el más precioso y gigantesco poema
de la historia de Cáceres… Y que merece, siempre, la pena.

Dejar pasar el tiempo, suavemente, sin prisas, a cámara lenta,
armonizar el sueño del alma con la poesía de su figura enhiesta,
escuchar la dulzura de la música que a todos siempre nos llega,
o recitar los versos que a Cáceres a lo más alto en volandas elevan.

Noche de silencio y de pasión, que en Cáceres siempre es eterna,
noche de magia, de arrebato, de encanto, de luz, de amor a ciegas,
noche de resplandor que luce en sus figuras esmaltadas en poesía,
noche de silencio que envuelven las miradas entre luces y sutilezas,
mientras su mágica hermosura de pasión en el alma se nos adentra.

¡Cómo te siento en mis adentros, noche arrebatadora y cacereña…!
¡Cómo galopa con esplendor, Cáceres, tu sangre por mis venas…!
¡Cómo escucho mis pasos de amor en la reflexión de mi memoria…!
¡Cómo brilla el paseo por tu recinto entre oraciones de leyendas…!
¡Cómo se alza al cielo de siempre la secuencia eternamente pétrea…!
¡Qué Ciudad, nacida para el encanto y sus más dulces secuencias…!

NOTA: La fotografía está captada del periódico ABC

Licencia de Creative Commons
NOCHE DE SILENCIO EN CÁCERES MONUMENTAL by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Read more »

REFLEXIÓN EN LA NOCHE, INMENSA, DE CÁCERES

By |

Reflexión en el silencio de la noche en Cáceres. Llueve con la hermosura del silencio impresionante, imponente, inmenso, en la Ciudad Medieval de Cáceres.

 

CACERES NOCHE BLOG LIBERTAD DIGITAL

Cáceres es, siempre, a la vez, misterio, historia, magia, leyenda. Y su noche en el Conjunto Histórico-Monumental se alza a los confines de la eternidad

Y su silencio, que se alza a los cielos pleno de esplendor y de emociones, también espirituales, se sublima de ese conjunto de sensaciones que se dan cita en la mente, en la reflexión, en el dejarse llevar del caminante. Aunque sea, simplemente, donde le conduzcan a uno mismo los pasos.

Reflexión en el silencio de la noche, siempre mágica, eterna siempre, en Cáceres. Impregnada de dulzura, de pasión, de embellecimiento, de ensoñación. Con sus ojos de piedra histórica abiertos en la noche de los tiempos para admiración de todos. Ojos abiertos de par en par. Y paseando por el Casco Histórico-Monumental. Todo ello un verdadero lujo en medio de la sencillez más sublime. Entre los ríos dorados de sus callejuelas y plazoletas que plata y de magia en una noche cualquiera, siempre al compás de las trenzas de oro, y que se abrazan, como dos enamorados adolescentes, en la noche, cálida, de los tiempos. Con sueños que saben eternidad, a pasión a sabor de besos robados al amor.

Una ciudad que se rodea, intramuros, de tantas generaciones y de tantos cacereños que fueron esculpiendo, paulatinamente, la ciudad a lo largo de los siglos.

caceres alextur.net

Campanarios, casonas, palaciegas, iglesias, ermitas, callejuelas, plazoletas, esquinazos, rincones… Siempre, en Cáceres, todo un río de sensibilidades.

Da gloria llevar a la ciudad, en sus gentes, en sus recuerdos en sus estampas, en su Casco Histórico-Monumental, en el alma. Y ahora, apenas en un sueño de ilusión, paseando bajo el hechizo de una Ciudad que apasiona y que enamora, he escrito estos pobres versos y dejar constancia de mi pasión por Cáceres.

Y de ese silencio, evocador, dejándome llevar de mis propias filosofías de la vida, acaso vacías pero intensas, aunque sea toda una contradicción, nació un poema preñado de todo el más intenso cariño por Cáceres desde lo más hondo del alma, que es donde se da cita la verdad de cada uno consigo mismo.

REFLEXION EN EL SILENCIO DE LA NOCHE

(A mi padres que, desde siempre, me inculcaron el amor más profundo a Cáceres.)

 

He sentido correr los pasos del silencio de Cáceres,

en lo más profundo, ay, amigo, de la huella del alma.

Y he bebido, Cáceres amigo, de siempre en tu silencio

el ruido de la paz, la belleza del recuerdo, la noche en calma.

Me dueles Cáceres, de tanto como te siento en mi luz,
de tanto, Cáceres, como llevo reflejado en mi mirada
y, de paso, te veo, Cáceres, siempre, eterna, siempre dentro,
con la canción de tu fuerza, de tu luz y de tu vida en mí grabada.
Me dueles y me emocionas hasta la intensidad eterna,
Cáceres, tierra hermosa, bella, de misterio, siempre sagrada,
siempre en la guía de mis sueños, de mis emociones,
de mis suspiros, de mis reflexiones, de mis pasos y miradas.
Y es que te siento, Cáceres, en lo más penetrante de mi interior,
como te siento pleno de amor, ay, ciudad siempre sacrosanta,
tierra de luz, camino de gloria, adioses de magia y de pasión,
como una guía de eternidad grabada, siempre, en mi estampa.
Te quiero Cáceres hasta el infinito. Y te amo Cáceres de mi vida.
Te siento Cáceres siempre como una antorcha y una llamarada
de camino en mi senda, en mi destino, en mi marcha eterna.
Más sabes, Cáceres, que eres, siempre, la dueña de mi alma.
(Cáceres, 22 de Noviembre de 2011)
NOTA: La primera de las fotografías está captada del blog libertadigital.com y la segunda del blog alextur.net

Licencia de Creative Commons
REFLEXION EN LA NOCHE, INMENSA, DE CACERES by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Read more »

LA VIRGEN DE LA MONTAÑA CAMINO DEL SANTUARIO

By |

Ahora que ya se va la Virgen de la Montaña, Patrona de Cáceres, de nuevo, al Santuario, he compuesto este Poema, titulado YA SE VA LA MAS GUAPA.

(A las gentes de Cáceres, que tanto cacereñean con la Virgen de la Montaña)

 

VIRGEN MONTAÑA EN CACERES

la Virgen de la Montaña, Patrona de Cáceres, durante su estancia en la Santa Iglesia Concatedral de Santa María en 2015

La Virgen de la Montaña, de Cáceres, es algo sublime y especial en la devoción de todos los cacereños, sin distinción alguna. Ahora, tras pasar unos días en la Iglesia de Santa María, durante el novenario anual. la Virgen ya se marcha a su Santuario para seguir velando por los cacereños desde lo alto del Cerro de la Mosca.

Todo un lugar de veneración, de fervor y de devoción, el del Santuario de la Virgen de la Montaña, a lo largo de todo el año, y con la que, durante los nueve días que permanece, anualmente, en la Concatedral de Santa María veneran, de una forma tan intensa como emocional y espiritual todos los cacereños.

 

 

YA SE VA LA MAS GUAPA

Ya te vuelves al Santuario, Virgen de la Montaña,
ya te llevas nuestro corazón y también nuestra alma,
tras haber Cacereñeado en esta ciudad sagrada,
que te quiere y te adora entre loas y alabanzas.

Ya te vas a tu Camarín, plagada de esperanzas,
tras haber escuchado de tus hijos sus plegarias,
y haberles oído con dulzura y con templanza,
sus oraciones con la vista en el amor de tu mirada.

Cáceres ha cacereñeado con su Virgen Santa,
la de los sentimientos de belleza en su faz de plata,
la de la Virgen de la Montaña con su luz de calma,
la que siente con cariño al pueblo que tanto le canta.

Ya te vas al Santuario, Virgen de la Montaña,
la más dulce y la más milagrosa de toda España,
con el recuerdo de tu cacereñeo, que tanto te agrada,
de tus hijos que viven pendientes de su Virgen Santa.

La Santísima Virgen de la Montaña, Ella, la más guapa,
la que a sus hijos de Cáceres siempre abraza,
en ese Cacereñeo de hechizo sublime y de magia,
saboreando la fe de los cacereños que en ti proclaman.

Y allí, Virgen Santa, hacia el Santuario de la Montaña,
seguirán yendo nuestras preces y oraciones en volandas,
de los cacereños que cacereñeamos con tu semblanza
y sintiéndote en lo más profundo de nuestra alma.

NOTA. La fotografía está sacada de la página web de Turismo del Ayuntamiento de Cáceres. En la marcha de la Virgen de la Montaña desde la Concatedral de Cáceres.

Licencia de Creative Commons
LA VIRGEN DE LA MONTAÑA CAMINO DEL SANTUARIO by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Read more »

error: Content is protected !!