AVANZADILLA REPUBLICANA A LAS PUERTAS DE GUADALUPE (1936)

Hace escasos dí­as subí la fotografía de una Casilla o Caseta de Peón Caminero, que aún se mantiene en pie, afortunadamente, a pesar del paso del tiempo, y en una de cuyas paredes laterales se lee “A Cáceres 124 kilómetros”. Hoy os muestro esta otra estampa titulada: Avanzadilla republicana a las puertas de Guadalupe.
avanzadillarepublicanaEn la anterior recorría­, siquiera fuera en unas mínimas líneas, la senda y los surcos de las figura de los peones camineros encargados del cuidado, control y vigilancia de los caminos. Peones Camineros que se conformaron como un eje en la geografía de España y que se dejaron la piel a tiras entre las soledades, severidades y crudezas de aquel entonces. (1) 
En mi archivo, también, conservo este otro testimonio con una Casilla o Caseta de Peón Caminero, en la provincia de Cáceres.
Corría ­el año 1936 cuando, en plena Guerra Civil, el periódico ABC, que por aquellos tiempos colocaba bajo su cabecera la denominación de “Diario Republicano de Izquierdas”, insertaba en sus páginas este documento fotográfico que me he permitido trasladaros.
La referencia del periódico sobre la fotografía es, como señalo en el titular, que se trata de un Avance Republicano hacia la localidad cacereña de Guadalupe y que, como podemos leer, se encontraban, en esos momentos, a tan solo cinco kilómetros de la citada población. 
La misma se la trasladé a Emilio Manuel Arévalo Hernández, Ingeniero de Caminos, Jefe de Sección de Infraestructuras de la Junta de Extremadura, autor del Blog “Carreteras de Extremadura“, con particular atención, entre otras figuras, a las Casillas de Peón Caminero. El mismo calificó la fotografía de magnífica.
El profesor Arévalo, extraordinario conocedor de las carreteras de nuestra Comunidad, en su historia y en su recorrido de hoy, tuvo la gentileza de comunicarme la ubicación de la Casilla, que estaba situada en la C-401, de Toledo a Mérida por Guadalupe, cerca de esta última localidad. Hoy es, añade el profesor, la Ex-102, de Miajadas al límite de la provincia de Toledo por Guadalupe.
El tiempo, posteriormente, la insensibilidad y las circunstancias, incomprensibles, abatieron esta y otras muchas Casillas o Casetas de Peones Camineros, auténtico testimonio etnográfico de aquellos Tiempos.
Para Emilio M. Arévalo, pues, mi agradecimiento.
NOTA:
1.- Para más información podeis ver el capítulo “Y, A TAN SOLO 124 KILOMETROS, CACERES“, que figura en las secciones “CACERES, AYER” y “ESTAMPAS” de este mismo Blog.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *