DE AVENIDA DE ARMIÑAN A AVENIDA DE ESPAÑA (Años 30)

De la Avenida de Armiñan a la Avenida de España, en un eje vital en Cáceres, hay una historia, que habrá que ir desbrozando con el tiempo.

Cuando aquel 8 de octubre de 1881 los Reyes Alfonso XII y Luis I de Portugal inauguraron en Cáceres la vía férrea Madrid-Lisboa, se daba el pistoletazo de salida para la expansión del Cáceres de Aquellos Tiempos hacia el sur.

Por aquellos tiempos la entonces villa y desde esa misma noche ciudad, terminaba en San Antón. Y de ahí hacía arriba, en medio de un paisaje abierto de huertas, de cercados, de sembrados, de cebadales y de eriales, surgieron los primeros edificios. El Asilo de las Hermanitas de los Pobres (1885), el Hospital Provincial (1892), y el Parador del Carmen.

Y ese camino, que nacía en las Afueras de San Antón comenzó a recibir nombres. Algunos de ellos populares, como el Ensanche o Paseo de los Aburridos.

arminan-bloque22-2-10Y otros, ya, oficiales, como Avenida de Armiñán, en honor de Luis de Armiñán Pérez, uno de los más señalados impulsores de lo que hoy es la Avenida de España, que fue Jefe de los Liberales de Cáceres, y Director General de Obras Públicas, bajo cuyas directrices se diseño el trazado de la misma.

En 1913 el Ayuntamiento de la ciudad de Cáceres, bajo la regiduría de José Acha Gutiérrez, “acordó poner el nombre del señor Armiñán a la hermosa Avenida que acaba de construirse entre San Antón y el Carmen“.

avdadelarepublica-25-4-32Si bien allá por el 21 de abril de 1931, el alcalde, Antonio Canales González, decidió el cambio  del nombre de la Avenida de Armiñán que, desde aquel entonces, pasaba a denominarse como el Avenida de la República. Nombre que no iba a durar demasiado tiempo en el callejero.

avdadelarepublicaavdaespana-lafalange-19-9-37Y cinco años y medio después, ya con fecha de 9 de diciembre del año 1936, con el Ayuntamiento bajo la alcaldía de Luciano López Hidalgo, a la Avenida se le da, ya, el nombre oficial de Avenida de España.

Claro que aquello de los cambios en el Callejero, más allá de los puramente políticos, se impusieron con alguna frecuencia. Tanto reales como populares.

Por ahí se andan, revueltos o perdidos, la calle Moros, la calle Cortes, el Paseo de Asturias, la calle Empedrada, la Corredera de San Juan, la Ronda del Cementerio, la calle Oscura, Barrio Gitano, Plaza de los Pucheros, calle Rabo de Gato, calle de la Pulmonía, Plaza del Mercado, calle de la Mancebía, calle del Picón, Paseo de San Juan del Puerto, Peña Redonda, calle Grajas, carretera de Aguas Vivas o Avenida de Mayo, como exponíamos hace unos días, y que son, tan solo, algunos ejemplos, de los que hay decenas en la historia de la ciudad…

NOTA: Dos anuncios de Aquellos Tiempos, Avenida de La República y uno de los primeros anuncios como Avenida de España. En la fotografía, Luis de Armiñán Pérez, que prestara su apellido, en su día, a la Avenida de España.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *