BESAPIES DEL CRISTO YACENTE (1969)

Esta es la estampilla del Besapiés del Cristo Yacente, de la Real Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y del Santo Entierro. Una imagen que fue encargada y donada el año 1967 por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad a la misma.

 

Estampa del Besapiés del Cristo Yacente. Cáceres, 1969.

Todo un besapiés, el del Cristo Yacente, solemne y de relieve con la presencia, siempre, de numerosos y devotos cacereños.

 
La talla, elaborada en el taller madrileño de imaginería religiosa de Félix Granda, sacerdote, escultor, pintor y orfebre, continúa la línea del Cristo Yacente, del Pardo, en Madrid, que fuera realizada en el siglo XVII por el artista Gregorio Hernández, y que está considerada como una de las obras maestras del mismo.
 
La Cofradía cuenta con tres imágenes de Cristo Yacente. Una, de estilo romanista, de autor anónimo, que data de 1583, que es la que procesiona actualmente desde la Ermita de la Soledad, pasando por Santa Clara, Puerta de Mérida, Adarves, Arco de la Estrella, Plaza Mayor, Pintores, San Juan, Sergio Sánchez, Pizarro y entrada, de nuevo, en la Ermita, en la Semana Santa de Cáceres declarada de Interés Turístico Internacional en el año 2011.
 
Una segunda imagen es la conocida como “del peral” por ser la madera utilizada para su realización, en la que en su día se llevó a cabo una relevante restauración y dejando al descubierto señalados detalles, como es el caso de las venas y de las llagas sangrantes, y la imagen de la fotografía.
 
Es de señalar que el taller imaginero donde se realizó esta última imagen, la del Besapiés del documento adjunto, es el mismo en el que allá por 1926 se realizó la imagen del Corazón de Jesús, con piedra extraída en los canchales de la Montaña, que se halla enclavado en la explanada del Santuario, y que fue encargada por el obispo de entonces, monseñor Segura Saez.
 
Asimismo Félix Granda también es el autor de la corona que le regaló el pueblo de Cáceres a la Virgen de la Montaña con motivo de su coronación canónica.
 
Finalmente dejar constancia que el objetivo primordial de la entidad es el de “Promover la gloria y el provecho espiritual de los fieles por el culto y bendición a Nuestra Señora de la Soledad y al Cristo Yacente, sus amantísimos titulares“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *