CACERES EN LA COLECCION “ESPAÑA EN LA MANO” (AÑOS 30)

En Aquellos Tiempos del correr de los años treinta, que ya quedan un poco lejanos, la verdad, eran bastantes las empresas que, siguiendo una larga tradición, apostaban, paulatinamente, por las colecciones de regalo, con sus productos, y aprovechar el tirón tratando de captar la siempre difícil clientela. Pero siempre había, de uno u otro modo, una posibilidad de una imagen de Cáceres.

Estampa de Cáceres en la colección "España en la mano".

Estampa de Cáceres en la colección “España en la mano”.

Ya se sabe que una colección para un chiquillo siempre se configura como un buen camino para la venta. Y eso es lo que se llevó a cabo con la estampa de Cáceres en la colección de cromos con el sugestivo título de “España en la mano“.

En la misma, claro es, no podía faltar la estampa, lámina o cromo dedicado a una imagen y representación de la ciudad de Cáceres. Toda una estampa de una llamativa composición con Tipos ataviados con la indumentaria popular, con el Escudo de la ciudad y con una Vista de relieve.

Una colección novedosa por las que se pirraban los chicuelos de entonces, entre los que causó furor, en el anhelo de llegar lo antes posible a los cincuenta cromos, completar el álbum y hasta la próxima oferta con la que ya curioseaba la chiquillería.

Y cuando le llegó el turno a la estampa dedicada a la ciudad de Cáceres ésta que veis en la ilustración fue la lámina que, salida de la creatividad del artista, se divulgó de nuestra ciudad y también, al tiempo, por toda España.

Con una curiosa perspectiva que se adorna con el paisanaje, pequeños y mayores, con su vestimenta de la época, deambulando por la Plaza Mayor, posando para el artista, lo que enriquece el hilo argumental del dibujo, que preside una pareja con el traje festivo y el escudo.

Mientras la Torre de Bujaco y el templete de ladrillo, desde donde la diosa Ceres presidía la ciudad, se eleva hacia lo alto, con la silueta de parte del entorno de la Ciudad Antigua, al tiempo que se pespuntea el arbolado de la bandeja y un aguaducho de aquellos de la época, rememorando y consiguiendo una lámina que fue muy bien acogida en Cáceres. Sobre todo por la fuerza realista, por su figurativismo y por la capacidad para recoger en una pequeña estampa tanta cantidad de contenidos representativos de la ciudad de Cáceres.

Toda la obra de la colección corría a cargo del pintor, dibujante, ilustrado, viñetista e historietista Regúlez que, a decir verdad, supo captar una escena muy idónea y característica dentro de la tipología ambiental en la Plaza Mayor de Cáceres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *