CACERES EN LA GEOGRAFIA CALLEJA DE FINALES DEL XIX

Una estampa muy llamativa y curiosa, elaborada sobre Cáceres, se corresponde con la que se publicó en su día la Editorial Calleja, dentro del libro “Geografía Calleja”, que apareció a finales del siglo XIX. La lámina se corresponde con una edición de la Geografía de la última década de ese mismo siglo.

laminas.geografiacallejaotra

“Algunos Monumentos Notables de Cáceres”, en una lámina publicada en la Geografía Calleja, de finales del siglo XIX.

En la misma se pueden apreciar unos interesantes dibujos sobre, entre otros Monumentos de la provincia, la Casa del Sol, el Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, la fachada de la Catedral de Plasencia o las ruinas del Convento de Yuste.

Una lámina, por cierto, que está considerada entre bibliófilos, coleccionistas y otros entendidos y expertos en la materia como de un gran interés histórico y que ha llegado a ser calificada por otros de como de una verdadera joya.

La Editorial Calleja fue fundada por el editor, pedagogo y escritor Saturnino Calleja, (1853-1915), que se dedicó, de forma fundamental y básica, a la publicación de libros tanto de Educación Primaria como de Lecturas Infantiles.

Una Editorial que fue un señalado referente y la más popular, en su tiempo, en España, Hispanoamérica y Filipinas.

Resulta muy conocida la publicación y muy amplia divulgación de sus cuentos a precios baratísimos,, al alcance de los bolsillos más modestos, que oscilaban entre 5 y 10 céntimos de la época, y que, en razón de su costo, eran adquiridos y devorados, casi, por la población. Lo que dio pie a la popular y coloquial frase de “Tienes más cuento que Calleja“, que aún sigue vigente. Cuentos entre los que figuran, entre otros, aquellos tan populares y conocidos como “Las mil y una noches“, “Barba Azul“, “Pinocho“, “Blancanieves“, “El gato con botas“, “Caperucita Roja” y otros como “Los buñuelos de la reina“, “La princesa de los cabellos de oro“, “El pastor de liebres“, “En guerra con el mar“, “Aventuras de un naúfrago“, “La casa de tócame Roque“, “Don Casimiro Cascanueces“…

Es de señalar, asimismo, que los Cuentos de Calleja, que comenzaron a aparecer en el año 1884, siempre se conformaban de un contenido moral y se encontraban profusamente ilustrados por los mejores dibujantes de la época en España.

También destacan, entre las publicaciones de Saturnino Calleja Fernández, el Diccionario Manual de la Lengua Española, ilustrado con millares de grabados, mapas geográficos, retratos de hombres célebres y láminas, así como la puesta en marcha de la revista “La Ilustración Española“, además de sacar a la luz, más aún en aquella época, libros de Baile, de Cocina, de Higiene…

Para revitalizar la memoria de los lectores señalar que Saturnino Calleja, autor de numerosos cuentos, puso de moda aquel final feliz en sus creaciones que dice: “… Y fueron felices y comieron perdices…”. Un final que aún anda vigente en nuestros tiempos y al que, con el paso de los años, se añadió: “Y a mí no me dieron porque no quisieron“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *