“CACERES”, POR JOSE LEDESMA CRIADO

Aquel 4 de enero de 1972 el Aula de Cultura de la Caja de Ahorros de Cáceres era el marco para la entrega de los premios del certamen poético en honor de José María Gabriel y Galán.

 

CACERES NOCHE BLOG LIBERTAD DIGITAL

“Hermoso Cáceres”, que diría, para siempre, el señalado poeta José Ledesma Criado.

El mantenedor del acto fue un poeta de excepcional relieve en el panorama literario español. El catedrático y poeta salmantino José Ledesma Criado, 1926-2005, ganador de numerosos certámenes, persona volcada en la revitalización cultural como esquema de formación y en las tertulias ciudadanas alrededor de las inquietudes intelectuales, de reconocido prestigio en las campas de las letras, y de gran relieve en Salamanca.

Una ciudad que nunca le podrá olvidar: Por su talla, humana y humanista, por su cordialidad, por su calidad literaria, por su relieve social. Y, además, porque está inmortalizado en una estatua, luciendo preciosa capa, en uno de los lugares más hermosos de la bella ciudad que se abraza a las aguas del río Tormes, por donde transitan, me dijo, saberes y sabores universitarios.

José Ledesma, con una intensa obra a sus espaldas, que un día escribiera un verso que decía, sencillamente,  “yo quisiera morirme con los ojos abiertos“, y que me enseñó a conocer la ciudad del Tormes, hizo un recorrido por la obra del autor de “El Cristu Benditu”. Y finalizó con un bellísimo canto a Cáceres:

CACERES

Arco de la Estrella
hecho de piedra y silencio,
Casa de las Veletas
parador de mis ensueños.

La Casa de los Golfines
en la noche y en el cielo,
la Torre de las Cigüeñas
con su luz y su misterio.

Santa María, Ovando,
Iglesia de San Mateo,
Palacio de Carvajal,
Torre del Espadero.

Almenas de la ciudad
Bujaco y del entrepecho
Solís, Ulloa y Godoy,
arte viejo, arte eterno.

A los arrabales voy,
de los arrabales vengo,
de contemplar la famosa
Cueva de Maltravieso.

Milagros de tus fachadas
de gótico y plateresco,
Cáceres sueña infinitos
por haber vencido al tiempo.

Cáceres, molde de piedra,
molde de piedra y silencio,
ajimez y encrucijada,
palacio, iglesia y convento.

De Salamanca he traído
un abrazo hecho recuerdo
para arrodillarme aquí
y sentirme ya extremeño.

NOTA: La fotografía está captada del Blog Libertad Digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *