CACERES, POR LOPEZ-ROBERTS (1940)

La historia de Cáceres se encuentra repleta de Estampas, Imágenes, Fotografías, Láminas, Carteles, Pinturas, Tarjetas Postales, Dibujos, etc, de una extraordinaria simbología, belleza y representatividad. De todas las esencias, fenomenología y dinámica. Como es el caso de la siguiente estampa de López-Roberts.

Una estampa, más que representativa de la geografía provincial de Cáceres, de un manifiesto reflejo en sus peculiaridades y en sus particularidades, creadas en el diseño cuajado de una gran sensibilidad, por la imaginación y desarrollada, posteriormente, por la hondura de los rasgos que emanaba de los pinceles de López-Roberts, un cualificado y destacado pintor, allá en el año 1940, la fecha del dibujo que se aprecia a la izquierda de estas líneas.

La misma se configuraba dentro de una colección y Muestra de Estampas sobre las Esencias Populares y Típicas en las diferentes manifestaciones, de todas y cada una de las diversas provincias de España.

Y de esta forma tan original, tan analítica, tan llamativa y colorista, López-Roberts, nos ofertaba a todos la imagen más amplia y completa posible, de la provincia de Cáceres, en los ámbitos más cualificados de su propia conformación agrícola-ganadera provincial.

La joven, con la vestimenta popular de Montehermoso, de extraordinaria belleza en todas las prendas que conforman una indumentaria que llama, siempre la atención en todas partes, con un brazo al cuadril y la otra con una cesta llena de frutas de nuestros fértiles campos; la riqueza y abundancia del más que extraordinario aceite cacereño; la expansión del ganado de cerda, esparcido en piaras por buena parte de los campos de toda la provincia, y, en aquel entonces, con el mayor número de porcino en toda España; el trigo, que se expandía por la inmensidad de las tierras cacereñas; la significativa dimensión del corcho y su gran aprovechamiento en tantos aspectos; la casa que se representa y muestra con un profundo aire popular extremeño; la imagen del escudo identificativo de la provincia; la ermita, siempre, allí, al fondo, con unas imágenes, de sencilla pero profunda y expresiva devoción popular, a la que acuden los fieles y visitantes para dejar y plasmar unas oraciones cuajadas, también, siempre, de esperanza…

Y, al tiempo, una serie conformada por una diversidad de municipios que se dan cita en la provincia de Cáceres… Como son, tal como se especifica en la estampa, Plasencia, Navalmoral de la Mata, Alcántara, Hoyos, Hervás, Logrosán, Trujillo, Valencia de Alcántara, Coria, Jarandilla, Garrovillas…

La economía de la provincia cacereña de aquellos tiempos se basaba, fundamentalmente, en la dinámica del sector y los motores agrícolas y ganaderos.

Es de destacar, como nota de relieve y de señalada importancia, que la provincia de Cáceres contaba, en aquellos tiempos, año 1940, con 511,377 habitantes. Mientras que hoy, 78 años después, según las últimas cifras estadísticas, la provincia tan solo cuenta con 400.036 almas…

Una lamentable regresión por culpa de numerosos factores, entre los que destaca la inhibición gubernamental con el marco agrícola-ganadero extremeño, de tan buenos resultados y perspectivas, así como la sangría de la emigración, de más de quinientos mil paisanos, que se dice pronto, entre los años cincuenta al ochenta del pasado siglo, hacia los grandes polos de desarrollo que el Estado ponía en marcha, claro es, faltaría más, en Cataluña, en el País Vasco y en Madrid. Pero contando, claro, con los brazos, el sudor y el esfuerzo inveterado de numerosos extremeños que se veían obligados a dejar atrás sus familias, sus pueblos, sus tierras, sus historias, sus campos y que continúan deshabitándose, desvencijándose día a día, en una encrucijada tremenda, y dejando a los habitantes, que aún resisten sosteniendo el pueblo, en la más que lamentable soledad de tantas soledades, en medio de un estruendo de silencios, qué paradojas, y de estampas, ay, que ya quedan enterradas entre los surcos del abandono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *