LOS CARTELES FERIALES EN CACERES

Los carteles feriales de Cáceres de siempre han tenido y se han conformado de una muy sugerente y atractiva simbología anunciadora.

 

Carteles que han impregnado de color de sugerencias y de las más variadas tipologías los ambientes típicos populares y cistumbristas. Carteles Feriales de Cáceres la inmensa mayoría, de extraordinaria belleza y creatividad, dentro de los ámbitos festivos, y a lo largo de los cuales, como se puede demostrar en el transcurso de la historia los pintores se han esmerado, a través del diseño del paso del tiempo, y, por tanto, de Feria en Feria, por ofrecer, en el concurso, las mejores muestras representativas e imaginativas en el marco de la cartelería y de los programas anunciadores de los actos y festejos que han compuesto y siguen componiendo las llamadas de espectáculos y atracciones para los ciudadanos.

Carteles de las Ferias de Cáceres, al tiempo, con los que sus ganadores, que recibían el galardón y el honor de alzarse con el primer premio, además de pasar a la posteridad, lo que siempre es un lujo en la historia museística de la cartelería ferial, han ido haciendo y creando una escuela, que podemos calificar de excelente diseño gráfico a través de los tiempos entre dibujos, colores y composiciones alegres, llamativas y, por lo general, de una extraordinaria llamada de atención, mientras los carteles figuraban en los escaparates de la mayoría de los comercios y en los programas de mano, representando una simbología única, extraordinaria y cuajada de vida festiva.

Toda una recreación de imaginación, de dibujos, de colores, de sensibilidades, de tonalidades de nuestros pintores que, a lo largo de la historia de la cartelería ferial, van dejando honda constancia de su huella, de su trabajo, de su capacidad creativa.

Cartel de las Ferias de Mayo, en honor a San Fernando, correspondiente al año 1.945

Cartel de las Ferias de Mayo, en honor a San Fernando, correspondiente al año 1946

La rica cartelería ferial, que ha ido evolucionando al compás de los tiempos, podemos señalar que se configura de una extraordinaria variedad y riqueza y en cuyas composiciones han trabajado, con extraordinaria firmeza y dedicación, entre miles de borradores, los ganadores de los mismos, también el resto de concursantes y que han ido pasando a figurar en las páginas de la historia ferial cacereña en una larga relación en la que figuran cualificados pintores como Juan Caldera, Victoriano Martínez Terrón, N. Pulido, Félix López, L. Breña, F. Martínez Moreno, Zori, Macías, Lucas Burgos Capdevielle, y otros muchos que han ido dejando constancia de ese rico muestrario con el que simbolizaban las ferias en sus visiones y en sus ópticas particulares.

Si nos paramos de forma detenida ante los carteles feriales de la ciudad Cáceres podremos observar, pues, que los mismos, de una extraordinaria belleza, tanto uno a uno como en su colección entera, se reflejan como una parte específica de la ciudad señera en el panorama de la tipología de la cartelería ferial. Carteles de pasión y de esmero, de bullicio y de invitación a la población, a la ciudadanía, a las gentes cacereñas para imbuirse en el corazón de sus Ferias y Fiestas para participar, de pleno, en el bullicio festivo que siempre, siempre, siempre, ha decorado la celebración de las Ferias de la ciudad.

Y con dibujos, estampas, recreaciones para las que los prestigiosos y famados pintores y grandes maestros carteleros, y permítasenos la licencia, siempre, iban dejando señaladas alegorías, dinámicas, motivaciones, hilos argumentales, recreaciones y simbologías, siempre, claro es, inmensa, extraordinariamente festivas.

CARTEL FERIA SEPTIEMBRE 1951

Precioso cartel de las Ferias y Fiestas de Cáceres correspondientes a las de San Miguel, en septiembre del año 1951, cuando las mismas se encontraban en su auge y apogeo

Siluetas del Casco Histórico-Monumental como una cita casi de obligada referencia, colores pletóricos de intensidad de vida y llamativa animación, bellas escenas taurinas, señaladas estampas folklóricas con el traje típico de montehermoseñas, explosión y eclosión de fuegos artificiales al cielo de la noche cacereña, recintos feriales con amplia variedad de carpas, y toda una amplia eclosión y explosión de luz, de color, de vida. Y, sobre todo, y ante todo, de sensibilidad a la participación popular en un espectáculo tan grandioso como el que se conforma alrededor de las Ferias y Fiestas de Cáceres.

Los Carteles Feriales de Cáceres, con un lugar de privilegio en la historia de la ciudad, van dejando a la vez, constancia de un concurso, de un trabajo y de un relieve, que se convoca en Cáceres de año en año, y ante el que se dan cita una amplia diversidad de participantes con el sueño, efímero, de la gloria del galardón. Siempre, eso sí, en muy duros exámenes por el alto grado de competitividad que se plasma entre los aspirantes al sonado galardón.

Toda una historia de investigaciones, de trabajos, de recreaciones de una extraordinaria serie de inquietos pintores que imaginaban el cartel ferial con todo tipo de sugerencias, de perspectivas, de capacidad imaginativa… Y de lo que queda constancia expresa y manifiesta en la historia de los mismos

Cartelería que arranca con las primeras ferias de la nueva época. Y que arrancan en el año 1896, tras el acuerdo entre el alcalde, Nicolás Carvajal Cabrero, y ganaderos comerciantes y miembros de la Sociedad General de Fosfatos, y que prosiguen hoy, como las Ferias y Fiestas de San Fernando, las Ferias y Fiestas por antonomasia, y las de San Miguel, en los últimos días de septiembre, que se iniciaron en el año 1948, gracias a los esfuerzos del alcalde, Francisco Elviro Meseguer, y del concejal Juan Pablos Abril. Unas Ferias, éstas últimas, que se despidieron, entre enormes nostalgias, el año 1986, entre la incomprensión de muchos, cuando la misma, precisamente, llegó al alcanzar una gran solera, pletórica, como siempre, de una extraordinaria sensibilidad.

De ello, tal como dejamos constancia expresa, dan buena muestra los bellos hermosos y admirados carteles representativos de las Ferias y Fiestas, como una tipología manifiestamente expresa y de un gran calado a través del pulso y el sentir ciudadano de los pintores en sus recreaciones artísticas alrededor de unas Ferias de gran calado histórico en el panorama de la ciudad de Cáceres.

cartel feria mayo 1965 por f. martinez moreno

Cartel de las Ferias de Cáceres, del año 1965, del que es autor F. Martínez Moreno

Y alrededor de dichas Ferias dejemos. ya, constancia de que, de siempre, se han celebrado una amplia diversidad de festejos. Y que iban desde aquellos festejos de principios del pasado siglo XX con Matinés en todos los Centros de Recreo, Cinematógrafo Público, Dianas, Iluminaciones Eléctricas, Elevación de globos y Fantoches, Circos, Peleas de Gallos, grandiosas corridas de toros, incluso Limosnas a los pobres, como se puede leer en alguno de los carteles, como un llamativo gesto de solidaridad con los más necesitados hasta las pruebas ciclistas, cucañas, verbenas, norias, tómbolas, puestos de churros, de baratijas, de golosinas con abundancia de turrón, de almendras garrapiñadas, de fruta escarchada, de coco, con teatro de guiñoles, gigantes y cabezudos, tiovivos, y todo un muy amplio muestrario que concentraba, desde los viejos tiempos del Rodeo, al todo Cáceres, por expresarlo de una forma coloquial.

Una amplia radiografía, pues, de la Cartelería Ferial, mejor con mayúsculas, de la ciudad de Cáceres y que se conjuga de una armonía de sensibilidades de un muy alto grado de admiración popular, de muy positivas críticas artísticas, y, al tiempo, de la historia documental de Cáceres, con los más señalados elementos que se configuran a través de los mismos en el fuerzo inveterado, apasionado, ilusionado de los pintores y dibujantes en la recreación soñada de sus carteles.

Carteles plenos de luz, de color, de cariño, de entusiasmo, de recreación en el sabor combinado de la magia de las Ferias y Fiestas y el sabor, inveterado, de la ciudad de Cáceres.

Y es que, como señalábamos al principio, los maestros pintores y dibujantes, con sus aportaciones, con su derroche de imaginación y fantasía, con su alto grado de creatividad, lo que se conforma como de un gran mérito, han elevado al máximo el pabellón de la imagen de Cáceres en el panorama de la Cartelería Ferial. Lo que honra, sobremanera, a la ciudad por tantas contribuciones, en este caso de un gran relieve, como cuantos se conforman alrededor de las históricas Ferias de la ciudad. Y que siempre han gozado, por cierto, de un señalado prestigio.

Carteles llenos y plenos de luz, de color, de magia, de hechizo, de sensibilidad, de pasión cacereñista y cacereñeadora, de llamada de atención a todos los ciudadanos y ciudadanas como invitación festiva y participación en una participación siempre pletórica de contenidos y de esencias mágicas para todos.

Ferias de luz, de alegría, de risas y emociones, de vértigos en la noria, de esperanzas en las tómbolas, en los siempre grandiosos espectáculos taurinos, de emoción en todas las atracciones, de sueños en las actuaciones de artistas de reconocido prestigio…

Y, con los carteles feriales, Cáceres se abre, también siempre, como un haz multicolor en en el cielo de sus inmensas fiestas…

Licencia de Creative Commons
LOS CARTELES FERIALES EN CACERES by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *