CINCO EMBLEMATICOS CACEREÑOS DE AQUELLOS TIEMPOS

En la fotografía podemos ver a cinco personajes de relieve, diríamos que emblemáticos sin temor a equivocarnos, del Cáceres de Aquellos Tiempos. Y que, desde diferentes escenarios, compromisos, iniciativas y sensibilidades se dejaron el alma por Cáceres.

 

cacerenosderelieveLos cinco fueron, a la vez, instituciones por aquel Cáceres que se abría a la modernidad, desde el esfuerzo de todos.

Cinco personajes emblemáticos, decíamos al inicio de este capítulo. Con Juan Pablos Abril, un personaje demasiado olvidado, en el centro y a la cabeza. Primer Teniente de Alcalde, fundador-director del Sanatorio de la Consolación, creador de La Pérgola, ay, de tantas nostalgias, sueños y ensueños, colaborador inveterado de la Semana Santa Cacereña, Presidente de la Unión de Cofradías, Vicemayordomo fundacional de la Cofradía de los Ramos, impulsor, a su vez, de la Cofradía de los Estudiantes

Y que logró poner en marcha la Feria de Septiembre, allá por 1948, imprimiendo un gran dinamismo en la ciudad, que, por esos azares, otros decidieron eliminar en 1986. Juan Pablos Abril también fue presidente del Colegio de Médicos de Cáceres, Gobernador Civil de Teruel y de Santa Cruz de Tenerife.

El primero a la izquierda es don Valeriano, mi padre. ¿Qué decir de él? Toda una vida entregada a, por, con, de, en y para Cáceres. Uno de los impulsores de la rehabilitación del Casco Histórico-Monumental, también Primer Teniente de Alcalde y presidente de la Comisión de Ferias y Fiestas, Vicepresidente de la Diputación, Premio Nacional de Periodismo Gabriel y Galán, autor de numerosas publicaciones, “Cáceres”, “Por la Geografía Cacereña. Fiestas de Interés Turístico”, “Cantores de la Virgen de la Montaña”, “Dichos del soldado”, “Mujeres Extremeñas”, creador de la cofradía del Santísimo Cristo de las Batallas, de los Festivales Folklóricos Hispanoamericanos,Luso-Filipinos, de tanta solera y arraigo.

José Canal Rosado, segundo por la izquierda, maestro en el Colegio Nacional de Prácticas, entonces Escuela Normal, poeta de altos considerandos, que tuvo el coraje de poner en marcha, allá por 1945, la revista cultura l“Alcántara”, junto a Tomás Martín Gil, Fernando Bravo y Bravo y Jesús Delgado Valhondo. José Canal, siempre servicial, inquieto, apasionado por el magisterio de la enseñanza y de la poesía, de la tertulia y del humanismo social de la calle, del que se impregnaba desde su residencia en la Plaza, fue creador de esa dinámica poético-literaria que denominó “Llamas de Capuchina” y que revoloteaban de imaginación por el panorama de las letras cacerenses… Ganador de numerosos premios literarios, como el de la I Fiesta del Romance en Cáceres, y autor de libros como “Viento Amarrado”, “El mar cercano”, “Ciento Volando”… Y que junto a Fernando Bravo y Bravo paseó y lució con harto esmero, siempre, una elegante pajarita.

De su libro “Ciento Volando” arrancamos este poema:

Abrí la mano
y todo el aire se me hizo pájaros.

Era el día claro
y tenía sonrisa decampo;
por lo alto
pasaban sueltos rebaños
de corderos blancos
pastoreando despacio;
en el arisco peñasco
no había sombra de milano
y el árbol era todo árbol.

Sentía un temblor casto
de ancho y apretado abrazo
que me abrigaba en el costado,
me humedecía los labios
el verbo raro
de la palabra del salmo:

“En Sión quebró la mano
del Señor las espadas y los arcos”.

Pero esto parece un verso ya sin canto.
– Ahora se rompe la maravilla de los átomos
para matar más rápido,
se hace oro del barro
y nadie quiere ser el buen samaritano-.

Caminé paso a paso
y ante mí se abrían los espacios.

Había margaritas en el prado
y aroma de poleos en el regato;
para mi regalo,
me nacían alondras de los pies y las manos.

Llevaba en el zurrón muy pobre el hato
pero tenía el cielo ancho
y allí más de ciento volando.

cacerenosemblematicos

La fotografía anterior retocada, de forma esmerada, por Teófilo Amores Mendoza.

A la derecha de Juan Pablos Abril, según la visión de la fotografía, Joaquín Sánchez Polo, Terio. También Primer Teniente de Alcalde, empresario de prestigio con Almacenes en los soportales de la Plaza Mayor, centro de tertulias de señalado interés, presidente del Club Baloncesto San Fernando, hijo de Eleuterio Sánchez, fundador de la sombrerería Terio, en la Plaza Mayor, y de una perfumería en Pintores, creador de una tertulia de reconocidos intelectuales, y Juana Polo.

Y a la derecha don Eugenio Matas García, otra semblanza, de respeto y de sensibilidad, por las campas de la docencia, desde el ventanal de su cátedra de Latín y de sus lecciones acompasadas de historia, y navegando, al tiempo, por los parajes, inmensos y sacrosantos, siempre heroicos, de la cultura. De todo ello don Eugenio, sembró y bien, todo Cáceres. Partiendo, claro es, de su bien hacer en sus pasos por Licenciados Reunidos, por el Insti, por el Ayuntamiento.

Personajes emblemáticos del Cáceres de Aquellos Tiempos a base de amor propio, de superación, de trabajo, de inquietudes, de anhelos…

A todos ellos les unió su pasión y amor propio por un Cáceres mejor. Y es que Cáceres, digámoslo, les privaba.

Hoy, pues, va por ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *