COROS Y DANZAS DE LA SECCION FEMENINA DE CACERES EN LA PLATA (ARGENTINA), 1948)

Allá por el año 1948 el Grupo de Coros y Danzas de la Sección Femenina de Cáceres, siempre con un señalado prestigio, viajó hasta Argentina, con su zurrón plagado de canciones y danzas tradicionales extraídas de la hondura y sensibilidad popular.

 

corosydanzascaceresenlaplata1948Como la que emana, por ejemplo, de “Los Sones de Montehermoso“, de “La Jota de Guadalupe“, de “La Jota Cuadrada“, del “Riani si, si, si“, de “La Jerteña“, del “Perantón“, de la “Jota de Alcuéscar“, famoso por las “bombas” o piropos que lanzan los baildores a las mozas en mitad de la danza, o “El Redoble“, jota ochocentista y cacereña por excelencia, cuya letra, de señalado sabor, transmitiera la niñera Isabel Domínguez a Miguel Muñoz de San Pedro, Conde de Canilleros, y que éste facilitara a esa señalada investigadora que siempre fue Angelita Capdevielle, con calle y monumento en Cáceres y en cuyo honor se celebra anualmente el Festival Infantil de Folklore que lleva su nombre.

Un viaje al que se sumó, como en tantos recorridos folklóricos del Grupo de Coros y Danzas de la Sección Femenina de Cáceres, de aquellos tiempos, por Europa, América y una gran diversidad de provincias españolas, el tamborilero Vidal Hernández, natural de La Garganta, toda una institución popular y folklórica, que figura a la izquierda de la fotografía, y que, inclusive, presta su nombre a la Plaza Mayor del municipio que le viera nacer.

Un tamborilero de gran relieve, que tantas veces acompañara también a los Gigantes y Cabezudos en su recorrido ferial en las fiestas cacereñas en honor de San Fernando y de San Miguel, al ritmo de la flauta y el tamboril con una continuada interpretación de acordes populares, y al que pretendió contratar en su día Concha Piquer para su compañía.

De la agrupación folklórica cacereña formaban parte, tal como se puede apreciar en la fotografía, según información recabada de Curro GuerreroNena Guerrero Beltrán, tía del mismo, así como Tola y Carmina Burgos, más conocida como Chicu. Sobrinas, las dos últimas, de la eminente investigadora y folklorista cacereña Angelita Capdevielle, que cuenta con calle y monumento en Cáceres.

El grupo de Coros y Danzas de la Sección Femenina de Cáceres partió en el barco conocido como “Monte Albertia“, desde el puerto de Cádiz, el 17 de abril, y regresó al mismo tras una larga expedición del grupo cacereño que actuó, asimismo, en otros países hispanoamericanos.

A lo largo de este viaje el grupo cacereño fue recibido en Buenos Aires por el presidente de aquel país, Juan Domingo Perón y su esposa, Eva Duarte, la primera dama argentina.

Es de dejar como referencias de este viaje, en el terreno de las curiosidades, que una de las componentes apellidada Luengo se convirtió en novia, primero, y esposa, después, de un argentino.

NOTA: La fotografía fue publicada en su día por el periódico ABC y se corresponde con la presencia del Grupo de Coros y Danzas de la Sección Femenina de Cáceres en La Plata.

Licencia de Creative Commons
COROS Y DANZAS DE LA SECCION FEMENINA DE CACERES EN LA PLATA (ARGENTINA), 1948 by JUAN DE LA CRUZ GUTIERREZ GOMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *