CURIOSIDADES DIVERSAS SOBRE CACERES (2)

En este segundo capítulo de CURIOSIDADES DIVERSAS, alrededor, siempre, de las más variadas tipologías sobre Cáceres, que es, claro, la mar de ilimitado, arrancamos con la preciosa postal que, en su día, ofrecía la Pastelería Martina de Zuricalday, de Bilbao, fundada en el año 1830, para incentivar la compra de sus productos. Nos referimos a la postal dedicada a Cáceres dentro de la serie titulada “GEOGRAFÍA DE ESPAÑA, TRAJE REGIONAL, MAPA Y ESCUDO”, y que se presenta como el número 10 de la colección.

trajetipicocacereñotarjetakioscoelsolsobre1930Y es que dicha pastelería que, afortunadamente, aún se continúa anunciando en sus confiterías y reposterías en la capital bilbaína como “La pastelería artesanal más antigua de Euskadi“, ofrecía, con sus tabletas de chocolate una serie de estampaciones tituladas “GEOGRAFÍA DE ESPAÑA. TRAJE REGIONAL, MAPA Y ESCUDO“.

En el anverso del cromo correspondiente a Cáceres se ofrece esta completa y bien diseñada estampa con una imagen con la configuración del mapa provincial. En la misma destaca, tal como se puede apreciar, la elegancia del traje típico de Cáceres en todas y cada una de las prendas que conforman la vestimenta e indumentaria popular.

En el reverso de la misma podemos conocer datos de relieve para los clientes de Chocolates Martina de Zuricalday, como son los de la superficie provincial, 19863 kilómetros cuadrados, la población, que  en aquellos tiempos contaba con 354245 habitantes, datos sobre la orografía, la hidrografía y las producciones, sobre la geografía política en la que se señala que Cáceres es la capital de la provincia y que contaba con 15433 habitantes, comunicaciones de ferrocarriles…

Asimismo como dato curioso destaca la siguiente denominación respecto a la historia: “Creése que Cáceres tomó el nombre de Castro, Caecilia, de Cecilio Metelo. En 1170 fue Cuna de la Orden de Caballería de Santiago“. También hay un pequeño apartado titulado “Hombres Célebres” con,los nombres de San Pedro de Alcántara, Francisco Sánchez, El Brocense, Francisco Pizarro y Diego García de Paredes.

Dicha tarjeta postal también fue utilizada, en su día, por el Kiosco El Sol y por la casa de Pastillas Pectorales Merino.

CUANDO LA CALLE PINTORES DEJO DE SER CALLE ALFONSO XIII, AUNQUE SIEMPRE FUE PINTORES

callepintores-001Todo un galimatías. Pero, a tenor de lo que podemos leer en el anuncio de la tienda de nuestro siempre querido Javier García Téllez, el fotógrafo, Javier a secas, claro es, allá por 1932, la calle Alfonso XIII, siempre fue, al menos popularmente, Pintores.

Aunque los regímenes políticos y los ediles municipales se empeñaran, a lo largo de la historia, qué manía, en cambiar de nombre a una calle que, para no engañarnos, siempre fue uno de los ejes viales y vitales de mayor sensibilidad entre los cacereños.

Un anuncio que Javier inserta en la prensa local a partir del 14 de abril de 1932, que es cuando se procede a cambiar el rótulo de la hasta entonces, oficialmente, calle Alfonso XIII y dándole el nombre de calle Pablo Iglesias, coincidiendo con el primer aniversario de la proclamación de la II República Española. Calle que luego sería rotulada como Generalísimo Franco, para retornar, como debe ser, a su nombre de siempre: Pintores.

¿Nos vemos en Pintores?“, “¿Vamos a Pintores?“, “¿Paseamos por Pintores?“. Frases cotidianas y célebres de miles y miles de cacereños, a lo largo de los tiempos, aunque hay cronistas que, en su día, la conocían también, popularmente, como calle de los Adioses. Porque siempre resultó y resulta frecuente, al transitar por la misma, toparse con el paisanaje conocido.

Y, al tiempo, saludar a los mismos con un “¡Adiós!“, un “¡Hasta luego!” o un “¡Hola!“, o, si se tercia, pegar la hebra un ratejo.

Y es que no debemos olvidar que la calle Pintores, ya figura en los anales del siglo XVI, allá cuando fuera recorrida a lomos de una mula por Su Majestad el Rey Felipe II, cuando por aquellos pagos ya nacían curtidores, barberos, mesoneros, taberneros y otros ajetreos mercaderes y comerciales de la época.

ANTOÑITA MORENO CON LA “GORRA” DE MONTEHERMOSO

Un día de 1965 esa gloria de la canción, de la saeta, de la tonadilla y del folklore musical español, como es Antoñita Moreno, grabó el segundo álbum de su serie “Ronda de España”. En el mismo interpretaba la canción “La recién casada“, de la provincia de Cáceres, junto a otras canciones de Granada, Aragón, Almería, Alicante, León, Toledo, Asturias, Salamancas y otros lugares de España.

Para la portada del mismo Antoñita Moreno optó por una bellísima imagen suya luciendo la popular y típica “gorra” de Montehermoso. Una fotografía del alma, cuajada de belleza y de hermosura. Todo un gesto de extraordinaria simbología y en consonancia con su pasión por Cáceres y por sus canciones y danzas.

Siempre, me dijo un día en TVE, le apasionaba España, sus canciones, sus danzas, sus músicas, sus gentes, sus tonalidades “pletóricas de esencias...”

Antoñita Moreno, una gloria de la canción, montó numerosos espectáculos: “Colores de España”, “Cantes y bailes de España”, “Alma de España”, “Coplas al viento”, “Antoñita, la cantaora”, o “Cortijo de oro”, leyenda popular lírico-flamenca, donde colaboró con ella el maestro cacereño Juan Solano, hoy hijo predilecto de Cáceres, como lo hizo en otras creaciones de la artista.

Y, después de su Andalucía, sentía pasión por el hechizo del folklore cacereño, hasta el extremo de que un día quiso llevarse consigo a nuestro querido Vidal, el tamborilero de los Gigantes y Cabezudos. Pero éste se quedó con sus fiestas y pueblos, con sus romerías y celebraciones, en lo alto de Cáceres.

Hoy lucen entre sus cientos de distinciones, además, la Medalla de Plata del Ministerio ce Información y Turismo y el Lazo de la Orden de Isabel la Católica. Y el gran libro de su vida curiosamente se titula “Antoñita Moreno, la voz que nunca muere”.

SAAVEDRA, UN POPULAR TAXISTA, Y SU CHEVROLET (1957)

Eulogio Saavedra Rosado era uno de los taxistas más populares y queridos del Cáceres de Aquellos Tiempos. Y esos personajes forman parte señalada del paisaje de la ciudad.

Un tipo campechano y sencillo, con don de gentes, servicial, amable, amante de su trabajo, conocedor de Cáceres, como la palma de la mano, como se solía decir. Y al que todo el mundo conocía, desde la primera autoridad municipal hasta el último ciudadano.

Eulogio Saavedra (Villar del Rey, 1902-1975), tenía su parada en la de San Juan, Y allí andaba ya de madrugada esperando clientes y viajeros, y, en los ratos libres, pegando la hebra con el paisanaje y los compañeros de oficio: Galvao, Celestino, los Curinas, Pedro Polo “El Liebre”, Eladio, “El Randa”, Isidro, Aguirre, a quien conocían como el Serio, los Potillinos y otros…

Entre sus coches un Renaul 4, un Gordini, un Renault 8 y este Chevrolet, que cuidaba como lo que era, una joya, que aparcaba en aquel solar de la calle San Justo, en el que el médico otorrino Luis María Gil y Gil, caballero legionario, ensayaba con la soldadesca legionaria cacereña y donde, además, tenía su taller Vito, el muñequero.

Eulogio Saavedra, se casó en 1939 con Concepción Fernández Hidalgo, (1918-2011), con la que tuvo tres hijos: Petra, Concepción y Eulogio, (1954), bachiller en el Colegio San Antonio de Padua, y que fuera maestro en Zarauz.

NOTA: La fotografía del Chevrolet, facilitada por su hijo Eulogio, es de 1957.

ASÍ DESFILABA LA GUARDIA CIVIL EN CACERES EN 1946

curiosidades.desfileguardiacivil.fotojavier1Corría el año 1946. Cuando la Guardia Civil de Cáceres desfilaba por las calles de la ciudad. Con la marcialidad que se aprecia en la fotografía.

Y allí estaba nuestro siempre querido Javier, creador de una gran saga fotográfica, para inmortalizar la estampa, como consta en el anverso de la instantánea.

Al parecer se trataba de la conmemoración de la festividad de la Virgen del Pilar, Patrona del Cuerpo desde el año 1913, tras la firma del Rey Alfonso XIII.

Posteriormente, en la comunicación de dicha resolución a todos los Guardias Civiles, el director general del Cuerpo, General Angel Aznar, subraya, que “Ese era vuestro anhelo; de él me hice intérprete cerca del Gobierno, y S. M., dando una nueva prueba de su afecto y predilección por la Guardia Civil, se ha dignado acceder a ese ruego“.

Asimismo señala que “La Guardia Civil, compuesta por los soldados más veteranos del Ejército, satisfizo siempre a las esperanzas de la Nación y respondió a la confianza de los Gobiernos, porque sois valientes, firmes en la fatiga, disciplinados, leales hasta llegar al sacrificio y abnegados en el peligro“.

Todo arranca cuando en 1864 el sacerdote Miguel Moreno Moreno fue designado Capellán Castrense del Colegio de Huérfanos de Valdemoro, instala una imagen de la Virgen del Pilar en la capilla, y que fue designada Patrona del Colegio de Guardias Jóvenes.

Una advocación que se fue extendiendo por todos los rincones de España hasta llegar al nombramiento de la Virgen del Pilar como Patrona de la Benemérita.

CACERES EN LA COLECCION DE CROMOS “REGIONES DE ESPAÑA”, DE CEREGUMIL

trajetipicocacereño.ceregumilEn Aquellos Tiempos, entre los años 40 y 50 de la pasada centuria, las empresas, como siempre, se lanzaban a por la captación del mercado con todo tipo de iniciativas.

De este modo la empresa Fernández Canivell S.A., creada en 1907, que lanzara en su día el jarabe Ceregumil, rico en vitaminas B1, B6 y glúcidos, y y que surgió “para paliar las carencias alimenticias propias de la clase trabajadora de principios del siglo XX“, decidió poner en marcha una colección de cromos denominada Regiones de España y que constaba de 56 láminas.

El número 14 está dedicado, como podeis apreciar, a Cáceres, con esta bella y colorida estampa.

En el reverso figura una descripción de Cáceres, destacando la abundancia de pastos y dehesas, el ganado de cerda y vacuno, la riqueza en cereales, corcho y diversos tipos de minas. Además figura, claro, una amplia referencia a las propiedades y cualidades del Ceregumil como alimento vegetariano completo a base de cereales y leguminosas.

EL ARCO DEL CRISTO EN UNA CAJA DE CERILLAS DE LOS AÑOS 30

curiosidades.cajacerillas.haciendapublica.Es allá por los años treinta del pasado siglo, durante el período en que transitó la Segunda República, cuando la Hacienda Pública, a través del Monopolio de Cerillas y Fósforos, decidió lanzar una colección de cajas titulada PUEBLOS DE ESPAÑA.

El Arco del Cristo, con una imagen de gran belleza, fue el rincón representativo de Cáceres, que ilustró la tirada de la Caja de Cerillas correspondiente a la serie 9, y catalogada con el número 30.

La tirada se hizo a través de la Compañía Industrial Vendedora S.A., Concesionaria de los anuncios en las Cajas de Cerillas, con sede, entonces, en la madrileña calle de Alcalá y con entrada por la calle Barquillo.

El dorso muestra una inscripción con la bandera republicana.

Las cajas contenían 40 fósforos y se vendían al precio de diez céntimos.

 VITOLA CON EL ESCUDO DE CACERES

 

vitolaescudocacerestabacoscapoteCambiando de tercio señalemos que, en su momento, aparecieron unos cigarros puro, de Tabacos Capote, que lanzó una colección de vitolas denominada “Escudos de Provincias de España“. El número 10 de dicha colección se encuentra dedicado al escudo de Cáceres, tal como se puede apreciar en la fotografía.  

Pedro Capote Lorenzo, Santa Cruz de Tenerife, Madrid, 1899-1971, empresario e industrial del sector tabaquero, con fuerte arraigo y expansión en la geografía canaria, y que arrancó el año 1923 con su negocio, una pequeña empresa de cigarros puros, elaborados de modo completamente artesanal.

A partir de ese momento Tabacos Capote, que es la denominación real de la empresa, iniciaría un veloz crecimiento. Sobre todo en los años 40 y 50 del pasado siglo, y llegando a conformar una de las empresas capitales de la isla de La Palma, con un gran influencia económica.

Es de señalar que la empresa tiene entre sus distintivos una de las Medalla de Oro de la Exposición Iberoamericana de Sevilla, celebrada el año 1929, así como su creador, Pedro Capote Lorenzo, fue distinguido con la Cruz de Caballero de la Orden del Mérito Civil.

BUSCANDO TRABAJO PARA LA SEMANA SANTA DE CACERES… DE 1899

SEMANASANTAELECODELAMONTAÑA1898-001Situándonos en el año 1899, es decir, remontándonos a ciento diecisiete años atrás, un cacereño llamado Guillermo Castellano, que decíase pintor escenógrafo y decorador, buscaba trabajo de cara a la Semana Santa de ese mismo año.

Que las cosas, al parecer, no debían andar nada fáciles por aquellos tiempos y no había más remedio, por tanto, hasta donde podemos imaginar, que agudizar el ingenio, y lo que ya llamaríamos el reclamo publicitario a través de la prensa escrita.

Así, al menos, debió de pensarlo el amigo Guillermo Castellano. Que, un buen día, decidió incrustar un anuncio, con sus ofrecimientos artísticos, en el semanario católico “El Eco de la Montaña“, que fundara y dirigiera en el año 1894, el sacerdote y también periodista y poeta Diego B. Regidor y Romero.

La inserción de este anuncio de Guillermo Castellano apareció en el número 206 del semanario correspondiente al 5 de enero de 1899. Y, también, en sucesivos ejemplares de la citada publicación cacereña.

cajacerillassantamariaaños50-002En otra nueva aportación, relativa a Curiosidades Diversas sobre Cáceres, señalemos que en la década de los años cincuenta del pasado siglo XX, la empresa Fosforera Española S.A. decidió ilustrar unas cajetillas con imágenes monumentales de España.

La número cinco de dicha colección está dedicada, como podeis apreciar, a la Iglesia cacereña de Santa María la Mayor. Y el texto que acompaña a la misma es el siguiente: “Construcción ojival, de sillería granítica, comenzada a finales del siglo XV y terminada a mediados del XVI, con sucesivas reformas. Fue la primera iglesia construida dentro del recinto murado de la ciudad, después de la Reconquista. Magnífico retablo mayor de estilo plateresco, de 1551, obra de Guillén Fernán y de R. Balduque“.

UNO DE LOS PRIMEROS TALLERES DE COCHES EN CACERES… 1910

ANUNCIOCOCHES1906-001La fotografía, que también podríamos titular “Aquellos locos cacharros de 1910“, es, sencillamente, un anuncio de uno de los primeros talleres de coches que abrieron sus instalaciones en Cáceres.

Imagino que algunos convendreis conmigo en que Emilio A. Chaves, su propietario, era un emprendedor cacereño imaginativo y arriesgado, en aquellos tiempos del año 1910, en que se puso manos a la obra, le echó valor y decidió abrir uno de los primeros Talleres de Coches en Cáceres. Más concretamente en las Afueras de Barrionuevo.

Y, para ser más exactos, un GRAN TALLER DE COCHES, tal cual se anunciaba en el periódico EL NOTICIERO correspondiente al 1 de septiembre de aquel mismo año, 1910.

Es de suponer que algunos antepasados nuestros suspirarían por lucir el palmito en uno de aquellos locos cacharros, ser el centro de todas las miradas y darse un garbeo por la Plaza, (si es que estuviera permitido el acceso al tráfico rodado), llegarse hasta el Santuario de la Montaña, o, quién sabe, a lo mejor una “larga” excursión hasta Arroyo, hasta Malpartida de Cáceres o hasta el Casar, por aquellos peligrosos caminos.

¡Buen viaje!

PRIMERA ACADEMIA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESUS (1909)

A principios del siglo pasado se ponía en marcha en el número 5 de la calle Olmos la Academia del Sagrado Corazón de Jesús. Con internado incluido.

La iniciativa, que arrancara en 1906, fue obra de los sacerdotes Manuel y Facundo Durán Campos.

Años después, ya en 1925, llegan a Cáceres las hermanas de la institución del Sagrado Corazón de Jesús. Congregación fundada por María Isabel Larrañaga Ramírez que apuesta, a la par, por el campo educativo y espiritual.

Las mismas se instalaron, inicialmente, en la calle Peña con obras sociales como “Cunita del Niño Jesús“, “Gota de Leche” y “Comedor de Madres Lactantes“.

Posteriormente ya entran en el campo escolar, pasan por el número 46 de la calle Margallo, se van adaptando a las exigencias y demandas sociales, luego se trasladan a la Plaza de Caldereros, a la calle San Pedro, a la Plazuela de la Concepción y a Médico Sorapán, donde hoy reciben enseñanzas más de 1200 alumnos cacereños.

María Isabel Larrañaga Ramírez está declarada Venerable por la Iglesia Católica y en proceso de Beatificación.

NOTA: La fotografía aparece publicada en la revista “Guadalupe” en 1910

 

Licencia de Creative Commons
CURIOSIDADES DIVERSAS SOBRE CÁCERES (2) by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *