… Y DESDE CACERES 1955

Cáceres, siempre, como un abanico de sensibilidades histórico-monumentales. Una ciudad que, como Roma, es eterna. Y que tiene sus puertas abiertas de par en par, siempre, a las emociones, a la admiración, a la belleza.

 

Arco de la Estrella y fachada lateral del Palacio Episcopal. (1955)

Gracias a las páginas de la historia. Y, también, a las gentes que tanto se esforzaron por la recuperación y conservación de su patrimonio. Hoy, ya, desde hace treinta años, Patrimonio de la Humanidad. Y también, a cuantos fueron pregonando y pregonan sus excelencias.

Allá por el correr del año 1955 el escritor, poeta, dramaturgo y periodista Carlos Soldevila se decidió a llevar a cabo un largo paseo por la provincia de Cáceres.

En la capital cacereña el viajero se extasió nada más pasar bajo el Arco de la Estrella. Y admirar, a la derecha, la cuesta del Adarve.

Tal cual desgranaría, posteriormente, en la revista “Destino“, referente liberal de entonces, y por cuyas páginas era frecuente, según las épocas, encontrarse con las firmas de Azorín, de Camilo José Cela, de Miguel Delibes, de Francisco Umbral…

… Y, siempre, la Torre de Bujaco. Allá, claro, en la Plaza Mayor.

Una ciudad que le arrebató su sensibilidad anímica y emocional escribiendo que “no es posible permanecer indiferente a esta aglomeración de casas solariegas y de iglesias que tiene el viejo Cáceres“. Hoy, claro es, Ciudad Medieval y Conjunto Histórico-Monumental.

Un motivo, quizás, porque el que el cualificado periodista, señalado escritor, que se dejó cautivar por el conjunto del Casco Histórico de Cáceres, se fue recreando, segundo a segundo, monumento a monumento, torre a torre, casa a casa, convento a convento, plazoleta a plazoleta, por ese laberinto de hondura y de honduras que se conforma en las páginas, ay, de Cáceres.

Un lugar para la contemplación admirativa y el silencio, para detener el reloj del tiempo, para caminar y cabalgar sin prisas, para la reflexión sobre las páginas de la historia y las historias de aquella tierra que fuera romana, árabe…

Y que hoy, ahora, ofrece, sencillamente, una estampa mágica, fascinante, repleta de admiraciones de cuantos pasan por su recorrido de hechizos.

De sus fotografías Carlos Soldevila procedió a seleccionar estas tres, que acompañan este texto, para la publicación en las hojas volanderas de una prestigiosa revista de relieve internacional.

Y que habría de dar, claro es, más alas para el vuelo eterno por los aires de la más sorprendente hermosura a Cáceres. Y que, como un día escribiera ese ferviente historiador cacereño, Miguel Muñoz de San Pedro, un icono de Cáceres, se conformó como una tierra en la que nacían los dioses.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *