DON VALERIANO Y EL HOMENAJE A GABRIEL Y GALAN (1970)

Hace largos años que el investigador y escritor Valeriano Gutiérrez Macías, Premio Nacional de Periodismo “Gabriel y Galán”, entre otros galardones, siempre de espíritu hermosa e intensamente cacereño, recuperó el homenaje que cada año, tal día como hoy, 6 de enero, rinde tributo a la figura del autor de “El Cristu benditu”, en el aniversario de su fallecimiento, ante la estatua al poeta, que se alza, bellamente, en el Paseo de Cánovas.

Valeriano Gutiérrez Macías, presidiendo el acto en homenaje a Gabriel y Galán en el año 1970.

Valeriano Gutiérrez Macías, presidiendo el acto en homenaje a Gabriel y Galán en el año 1970.

Una larga tradición, con cita de intelectuales cacereños en el más que agradecido recuerdo anual al vate salmantino-cacereño, con lectura de poemas y composiciones de José María Gabriel y Galán, con glosas a la profunda y exquisita sensibilidad de su obra, que tanto se impregnó del más puro espíritu de cacereñismo, semblanzas sobre su figura y, siempre, el ánimo de cara a revitalizar a quien tanto cantó las escenas y sensibilidades del campo y de la tierra cacereña. Y la presencia, además, de numerosos curiosos que se dan cita alrededor de la estatua, alrededor de los Amigos de Gabriel y Galán, alrededor del espíritu cacereño de siempre.

La fotografía se corresponde con el acto que tuvo lugar el 6 de enero del año 1970, hace ya la friolera de cuarenta y nueve años, y en la que se aprecia a Valeriano Gutiérrez Macías, al sacerdote Manuel Vidal, párroco entonces de la iglesia de San Juan, a los poetas cacereños Fernando Bravo y Bravo y José Canal Rosado, que en su día fueran confundadores de la revista cacereña “Alcántara“, que tanto y tanto hizo por la revitalización de los parajes y los paisajes culturales cacereños, el periodista Fernando García Morales y otros.

Un homenaje a la relevante figura de José María Gabriel y Galán que, a lo largo de los años, fue contando con la participación de personalidades del mundo de la cultura cacereña. Y, además de los ya citados, otros como Miguel Muñoz de San Pedro, Conde de Canilleros, Juan García García, el Cartero Poeta,  el franciscano Fray Antonio Corredor, Edmundo Costillo Marín, autor de la obra “Cáceres, emocional y lírica“, la pedagoga Ventura Durán, Matías Simón, el escritor Luis Martínez Terrón y tantos y tantos que, al mismo tiempo, iban  aportando las cosechas de su numen poético crecido al amparo de los surcos que iban regando cada día…
Allí, arropado en el silencio del mediodía cacereño en el Paseo de Cánovas, serpenteado de paseantes, ante la estatua cacereña de José María Gabriel y Galán, se alzaban, entonces, al aire del homenaje, aquellos versos, por ejemplo, de “El Cristu benditu“:
¿Ondi jueron los tiempos aquellos,
que pue que no güelvan,
cuando yo jui persona leía
que jizu comedias
y aleluyas también y cantaris
pa cantalos en una vigüela?
Un acto, por otra parte, siempre tan sencillo y cercano a la poesía de José María Gabriel y Galán, inmortalizado en la estatua dedicada al mismo, como tan intenso y tan profundo, tan cálido y espontáneo como tan próximo y siempre, además, marcado por la tipología humanista que, de siempre, presidió al poeta.

…. Y, siempre, el recuerdo inmenso, de luz y de esencias al vate… Y del que extraemos de su poema “El ama“, estos versos:

Yo aprendí en el hogar en qué se funda
la dicha más perfecta,
y para hacerla mía
quise yo ser como mi padre era
y busqué una mujer como mi madre
entre las hijas de mi hidalga tierra.
Y fui como mi padre, y fue mi esposa
viviente imagen de la madre muerta.
¡Un milagro de Dios, que ver me hizo
otra mujer como la santa aquella!

En el año 2006, tras el fallecimiento de don Valeriano, tuvo lugar un homenaje a su insigne figura en pro del cacereñismo  en su lugar de siempre, gracias a los Amigos de Gabriel y Galán, con Joaquín García-Plata a la cabeza, ante la estatua del celebrado vate, obra de su gran amigoel escultor cacereño Enrique Pérez Comendador. Posteriormente, al finalizar el acto, la Banda Municipal de Música de Cáceres interpretó la obra “Cuando un amigo se va” en un adiós de Cáceres a la defensa y al trabajo constante de don Valeriano en pro de la ciudad y de su panorámica cultural, a la que sirvió desde diversos y frentes como la Primera Tenencia de Alcaldía, la Vicepresidencia de la Diputación Provincial así como la publicación de numerosos artículos, ensayos y reportajes de investigación en, por, sobre y para Cáceres.

Hoy , pues, día de Reyes, en el homenaje a José María Gabriel y Galán, vaya esta aportación de mi blog, CACERES, EL BLOG DE JUAN DE LA CRUZ,  por el poeta, y, a la vez, por Valeriano Gutiérrez Macías, mi padre.

 

3 comments on “DON VALERIANO Y EL HOMENAJE A GABRIEL Y GALAN (1970)
  1. MATIAS SIMON VILLARES dice:

    Un recuerdo grande y enorme para este gran defensor de la Cultua extremeña. Don Valeriano Gutierrez Macías. Siempre estará con nosotros. Matías Simón Villares. Asociación Cultural Amigos de la Estatua de Gabriel y Galán. en el Paseo de Cánovas. Cáceres

    • Juan dice:

      Muchas gracias, querido Matías, amigo mío, por tus palabras referentes a la figura de Don Valeriano y que, como bien sabes, se dejó su empeño en tratar de hacer día, desde sus respetivas responsabilidades, Más y Mejor Cáceres. Presidido por la hondura de la tierra cacereña, por la dinámica cultural, por sus gentes, supo elaborar un modo de entusiasmarse a la hora de trabajar en, por, para, hacia, entre las páginas de la sensibilidad cultural de Cáceres.

      Te reitero mi mayor gratitud ahora que se me encoge el alma al escuchar, una vez más, cómo retumban en todo Cáceres aquellos versos que declamaste en el cementerio cuando le despedíamos, allá en 1906. La hora del mediodía. Se le había rendido un homenaje ante la estatua de José María Gabriel y Gala´n, la banda Municipal de Música entonó las notas musicales y amigas de “Cuando un amigo se va”, y allí, en el camposanto, en medio de un silencio impresionante, entre lágrimas y adioses, retumbaba tu declamación en castúo, y que siempre te agradeceremos de todo coraqzón.

      Hoy, pues, va por don Valeriano y tus versos en su despedida.

      Un gran abrazo.

  2. Juanonio dice:

    Es una narración hermosa que yo he visto narrar ante ese gran poeta de nombre Grabiel y Galán. Poeta que dominaba el lenguaje que yo no puedo do. Inar y como extremeño quisiera hoy poderlo siempre hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *