EL PALACIO DE LAS CIGÜEÑAS, POR EL GENERAL GALINDO CASELLAS

La historia de Cáceres se encuentra cuajada de testimonios, de recuerdos, de apuntes que enriquecen las hemerotecas en una amplia diversidad de manifestaciones. Como resulta, en este caso, la del General Antonio Galindo Casellas, que fuera Gobernador Militar de Cáceres entre 1968-1971.

Antonio Galindo Casellas de siempre mostró una cualificada inquietud por la panorámica cultural y fervientemente entregado a la de la capital y provincia de Cáceres.
Una inquietud y una pasión que le imprimió de una mayor cercanía y sensibilidad acerca de la ciudad, con la que tanto se involucró. Sobre todo, más allá de sus responsabilidades, como un amante de las tertulias, de las exposiciones, de los conciertos, de las conferencias, de las representaciones teatrales. Y en cuyas convocatorias donde se le veía con frecuencia y donde dejaba clara muestra de su inquietud y, a la vez de su identidad con Cáceres..
De cualificada vocación por el desarrollo de todas las manifestaciones culturales, Antonio Galindo Casellas, destacaba, asimismo, por su inquietud por la arqueología, por la pintura y el dibujo…
Artes, estas últimas dos, con las que se entretenía larga, detenidamente en su estudio, entre el caballete, las pinturas, las fotografías, las acuarelas, los libros, los óleos, los lienzos, los apuntes, que tanto le iban bulliendo poco a poco…
Viajero impenitente por numerosos países del mundo, apasionado por la belleza del Conjunto Histórico-Artístico de Cáceres, que tanto recorrió, que tanto estudió y que tanto divulgó y difundió, manifestando que se trata de la Ciudad más hermosa de cuantas conoció, nos legó, entre otras obras, este curioso y minucioso apunte sobre el Palacio de las Cigüeñas, sede del Gobierno Militar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *