EL SABOR POPULAR DEL CALLEJERO CACEREÑO

La cultura urbana, social, coloquial y popular se suele imponer, a base de paciencia, de años y de persistencia, algunas veces, sobre la fenomenología administrativa. Y el sabor popular del callejero de Cáceres, por ejemplo, no iba a ser una excepción.

 

hernancortes2

La Plaza de Hernán Cortés es conocida, popular y socialmente, como la Plaza del Caballo.

De este modo hay nombres de una gran tipología popular en el callejero cacereño, marcados por la ciudadanía, que se imponen a los oficiales, como hay una especie de batalla intergeneracional. Unos sacan los nombres antiguos del zurrón y otros hablan de los nombres reales.

De este modo la Plaza Mayor, que siempre ha sido, es y será la Plaza, ha respondido a los nombres oficiales de Plaza Pública, Plaza de la Feria, Plaza de la Constitución, Plaza de la Villa, Plaza del General Mola y Plaza Mayor. Lo mismo que la calle Pintores siempre será la calle Pintores por mucho que las directrices del callejero la hayan ido denominando calle Alfonso XIII, posteriormente calle Pablo Iglesias y, luego, Generalísimo Franco. O lo mismo que su vecina calle Moret, aunque se impone el nombre de calle Cortes. O igual que la Plaza de Las Cuatro Esquinas, de donde parten las calles Muñoz Chaves, Sancti Spiritu, Zapatería y Gabriel y Galán, se imponen al nombre de plaza del Duque.

De allí mismo por ejemplo arranca el nombre de la calle General Margallo pero que en historia coloquial y popular aún sigue siendo la calle Moros, desde el año ni más ni menos que 1893. Una calle que confluye con la antigua de José Antonio y hoy Barrio Nuevo ante el colegio Delicias pero que la ciudadanía conoce, se diría que desde siempre, por el Perejil o Pérez Gil, apellidos, al parecer, de uno de los maestros pioneros en imponer las enseñanzas en dicho centro escolar.

Asimismo es de señalar que el nombre popular, en su día, de la Avenida de Nuestra Señora de Guadalupe fue el de Paseo de las Acacias, que durante más de veinte años fue un paseo la mar de romántico y melancólico, sobre todo para quienes lo frecuentaban, que eran las parejas de novios, o como el nombre de Paseo de Cursilandia se impuso en el espacio comprendido entre la acera de los números impares de la Avenida de España comprendida en el segmento entre la Avenida de la Montaña y la calle Silva. Si bien este nombre ya anda en desuso.

plazaamerica

La Plaza de América es conocida, popularmente, como la Plaza de la Cruz o Plaza de la Cruz de los Caídos.

Por ello el lector sabe que si le hablan de quedar en la Cruz, a secas, antes llamada de los Caídos, le están citando en la Plaza de América que vertebra, prácticamente, todas las direcciones de un eje viario de la mayor importancia en Cáceres. Lugar que previamente había sido conocido como Plaza del Lápiz. Asimismo Todavía hay algunas personas mayores que hablan de la calle Empedrada, refiriéndose a la céntrica calle de General Ezponda. Lo que ya es remontarse años atrás. Nombre, el de Empedrada por el que fue muy conocida y popular en su día por haber sido ni más ni menos que la primera calle de la ciudad que alcanzó el privilegiado lujo de la pavimentación.

Lo mismo que hay quienes recuerdan que el Arco de la Estrella fue, en su día, el Arco del Rey, hasta que llegó la República, mientras que la calle Camberos, como recordaba hace pocos días Angel Cerrillo, era conocida como la Calle Oscura.

plaza italia

Todavía son muchos los cacereños que siguen llamando Plaza de Italia a la Plaza denominada hoy, oficialmente, de Antonio Canales, alcalde republicano de Cáceres.

Todavía son muchos los cacereños que a la actual Plaza de Antonio Canales, alcalde republicano de la ciudad de Cáceres, continúan conociendo y llamando como Plaza de Italia, donde llegaron a instalarse en su día las conocidas como Casas Baratas y que hoy es un señalado lugar de relieve y en una perfecta ubicación en uno de los ámbitos centrales de la ciudad de Cáceres.

Y si subes por San Antón, a mano izquierda, lo primero que te encuentras es, sencillamente, la Plaza conocida como del Requeté, donde se ubicó un comercio emblemático en la ciudad en los años cincuenta, sesenta y setenta, y que llegó a ser de los pocos en los que siempre, siempre, siempre, había unas colas de padre, madre y muy señor mío, gracias a Getulio Hernández, un empresario del textil de señaladas iniciativas.

paseodecanovas1

El Paseo de Cánovas es, desde sus inicios, a finales del siglo XIX, como uno de los lugares más emblemáticos de Cáceres.

Por su parte el Paseo de Cánovas llegó a ser conocido como Paseo de las Afueras de San Antón, Avenida del 2 de Mayo y Avenida de Armiñán, y que popularmente también conocido, en su día, como Paseo de los Aburridos hasta finales del siglo diecinueve, en la época en que la zona sur de Cáceres finalizaba en San Antón y había un Paseo que llegaba hasta Aldea Moret, y con tan solo tres edificios en Cánovas. El Hospital Provincial, el Asilo de Ancianos de las Hermanitas de los Pobres y el Parador del Carmen. ¿Hay alguien que, en alguna ocasión no haya llamado Paseo de Cánovas al que va desde San Antón hasta la Plaza de América y que, en su primer tramo, entre San Antón y la Fuente Luminosa se conoce como Paseo de Calvo Sotelo, y desde ahí hasta arriba del todo es el Paseo de Cánovas?

Por su parte, lo que hoy es Avenida de Hernán Cortés, popularmente sigue siendo conocida por muchos como La Ronda, mientras que la Plaza de los Conquistadores, para no engañarnos, sigue siendo, coloquialmente hablando, la Plaza de Colón, y por la que pasaban miles de cacereños para ir a las Ferias del Rodeo, de mayo y septiembre, a los partidazos de fútbol del Club Deportivo Cacereño, que siempre estaba peleando en los años sesenta por el liderazgo en el Grupo XIII de la Tercera División, a las piscinas de la Ciudad Deportiva, a la Residencia Sanitaria, y a partir de 1965 al Instituto Nacional de Enseñanza Media “El Brocense”.

También hay quienes continúan llamando conociendo como El Carneril a la Barriada Llopis Iborra, a pesar de lo que ha llovido desde entonces.

Eso sí, la plaza de San Juan, que en su día fue conocida como la Corredera de San Juan y/o San Juan de los Ovejeros, se encontraba dividida en Corredera Alta y Corredera Baja. Posteriormente el trazado que va desde San Juan hasta la Plaza fue bautizado como Gran Vía e incluso como Defensores del Alcázar. Y para muchos que viven en los comienzos de la carretera de Monroy su espacio físico siempre será la barriada de Pinilla, construida a finales de los cincuenta, que es el apellido de su constructor, y de nombre Valentín.

También son bastante los cacereños que se siguen refiriendo a la calle Gómez Becerra como la de la Pulmonía, mientras que la Plaza del Caballo es como muchos denominan o conocen a la Plaza de Hernán Cortés.

NOTA: La fotografía de la Plaza de Italia está captada del periódico Hoy.

Licencia de Creative Commons
EL SABOR POPULAR DEL CALLEJERO CACEREÑO by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

4 comments on “EL SABOR POPULAR DEL CALLEJERO CACEREÑO
  1. Puricación dice:

    Una delicia pasear por tu blog, otra forma de transitar por el pasadp y la actualidad de Cáceres.

  2. Puricación dice:

    Un paseo por tu blog es una una delicia, otra forma de callejear por el pasado y el presente de Cáceres

    • Se trata, Purificación, de ir paseando lenta, meditada, recogidamente por Cáceres. Y a caballo, siempre, de Fotografías, de Estampas, de Vivencias, de Recuerdos, de Anécdotas, de Sensaciones, de Vibraciones, de Cacereñeo, de Emociones, que todos, seguo, llevamos en lo más hondo de nuestros adentros. Y ese sí que es un inmenso patrimonio personal que no nos puede arrebatar nadie. ¡Menudo lujo y menuda riqueza…!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *