EN CACERES HUBO HASTA DOS CONCEJOS A LA VEZ

En la historia de la entonces Villa de Cáceres hubo un tiempo con dos Concejos a la vez.

 

caceres tuvo dos concejos

Vista panorámica de Cáceres desde lo alto de la Iglesia de la Preciosa Sangre.

Y es que la historia es así. No le demos más vueltas. Precisamente, por esas circunstancias, hubo una larga etapa en la Villa de Cáceres que acaecieron unos hechos que, tal vez, no se conozcan por alguno en su debida profundidad, como la de ser una Villa con dos Concejos al mismo tiempo. Lo que, sin duda, tenía sus orígenes, sus consecuencias, sus repercusiones, y hasta sus peleas entre un vecindario, que, con apenas siete mil almas, se encontraba completamente dividido.

Como aquellos hechos que señalan a Cáceres, en su tiempo, como una Villa con referencia sobre las disputas, los enfrentamientos las rivalidades, las banderías, que figuran en las páginas del libro sobre la historia de nuestra hoy Ciudad.

Más allá de arrebatar la plaza a los almohades, el rey Alfonso IX redacta los Fueros de Cáceres para tratar de ordenar el debido funcionamiento de la Villa. Y con el transcurso de los años la Villa, por esa dinámica alrededor de las familias de abolengo y servidumbre e intereses a su alrededor, pulsos de linajes al medio, se divide de forma tempestuosa en dos Bandos. Los del Barrio de Arriba, que giraba alrededor de la iglesia de San Mateo, y del Barrio de Abajo, con epicentro en la iglesia de Santa María.

caceres tuvo dos concejos 1

Una preciosa vista desde el Arco de la Estrella.

Bandos de los Leoneses el primero y el segundo de los Castellanos. Hasta el extremo de que son frecuentes las violencias extremas y las pendencias, los enfrentamientos y las amenazas, las peleas y los duelos las refriegas y las broncas. En el fondo se trataba de ostentar el poder y de hacer ondear el pendón del mando. Duelos y peleas que llegaron hasta los espadazos, en las lides de unos contra otros.

Ya señalan las crónicas, como un referente de la ciudad, que, incluso, los domingos, tras el cumplimiento del precepto dominical para escuchar la Santa Misa, como buenos católicos, los Bandos se insultaban hasta la provocación extrema entre sí. Y la Villa de Cáceres pues, a pesar de los doce hombres buenos que la regían, se hacía ingobernable de todo punto.

Hablamos de referencias históricas como los Golfínes, los Solís, los Mogollón, los Ovando, los Ulloa, los Mayoralgo, los Carvajal

Enfrentamientos crueles, con saña, con encono y con un imperativo de extrema complejidad en la convivencia social. La división ciudadana como un reto de largo tiempo.

Ante ello la Reina Isabel la Católica se empeña en acabar, por su estampa, vive Dios, con tanto pulso y tanta rivalidad interna. Por lo que la Reina pasa un mes largo en Cáceres, con residencia en el Palacio de los Golfines de Abajo, tratando de pacificar la Villa, tras haber decretado previamente, de forma regia, como correspondía, poner fin a tanta bandería de carácter nobiliario

Para ello da la orden imperativa de desmochar las torres como castigo a tanto enfrentamiento de tipología aristocrática, poner fin a tanto levantamiento intramuros, la Villa de Cáceres pasa a ser de realengo, sus Regidores alcanzan el rango de Perpetuos. Y la Villa alcanza los galones de ser Muy Noble y Muy Leal.

Un momento, según relatan las crónicas de la historia, que copiaban los escribanos, que pasa a ser fundamental para que la Villa de Cáceres pase a ir ocupando nuevos espacios de progreso, acorde con los tiempos, con la vista puesta en el mayor florecimiento de la misma.

NOTA. Las fotografías están captadas del suplemento Ocho Leguas, del diario El Mundo.

Licencia de Creative Commons
EN CÁCERES HUBO HASTA DOS CONCEJOS A LA VEZ by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *