ENRIQUE CALDERA, UN CACEREÑEADOR DE SIEMPRE

De repente, en el recorrido impresionante de la vida, me he topado con una fotografía de mi amigo, siempre entrañable, Enrique Caldera, (1933-2012).

Enrique Caldera siempre estaba presente en todos los actos y acontecimientos de Cáceres. Era un Cacereñeador de lujo.

Persona de excepcional sensibilidad humana y de una gran talla profesional, siempre al pie del cañón, siempre con la sonrisa en el rostro, siempre con la cámara fotográfica y la de Televisión, siempre en la calle, siempre trabajando, siempre de buen humor, siempre a galope tendido por los campos y las campas de la actualidad.

Fueron unos años intensos de cercanía de familiaridad, de vocación profesional, entre los años 74, mi ingreso en TVE al acabar la carrera, hasta el 77, que pasé a la crónica parlamentaria, y entre 1986 y 1.990, que ejercí como director de TVE Extremadura, Castilla-Mancha y Madrid.

Muchas horas de viaje, de trabajo, de sensibilidad a flor de piel. Yo llegaba a Cáceres de cuando en vez, cuando buenamente podía en mis ocupaciones, y él, con José María Parra, se multiplicaban para estar presentes en y por todas partes. Y se batían el cobre, como los buenos jabatos, en un sin parar y en un sin vivir. El caso era estar donde les llamaba la actualidad, la información, la noticia, el reportaje.

Enrique se recorría la provincia sin parar, porque en aquellos inicios suyos en TVE, cuando yo presentaba el espacio informativo Desde la Bola del Mundo, él aspiraba a que Cáceres, por una u otra razón, siempre estuviera en el corazón de la pequeña pantalla. Mientras otros corresponsales de TVE me preguntaban qué tenían Caldera y Cáceres que no tuvieran ellos y sus provincias.

enrique caldera el periodico extremadura

Enrique Caldera solía comentar que siempre estaba en acto de servicio. ¡Qué gran verdad…!

Las preguntas se quedaban en el aire. Y las respuestas, también. Y hablaban de nuestro paisanaje amigo, del tirón de la tierra… Eso sí, con cariño y con mucho respeto.

Cáceres entonces lo confieso ahora, ocupaba una gran parte del espejo de la actualidad primero en un espacio común compartido con Cantabria, con Aragón, con las dos Castillas, con Madrid y Extremadura, y posteriormente, con Madrid y Castilla-La Mancha.

Pero Enrique era un eminente CACEREÑEADOR, amigo de todos, compañero entrañable, luchador incontestable. Generoso, humano, esforzado. Un caballero. Mientras que pasear con él por Cáceres, si es que se podía, era hacerlo en medio de un gran desfile de saludos, de sonrisas, de afectos… Yo siempre le decía: Recorrer la Plaza Mayor Pintores y Cánovas contigo dura más que cuando lo hacía con mi padre. Y se reía mientras no paraba en detenerse con la gente. Porque era su gente, sus amigos, su paisanaje.

Poco a poco se iba dejando la vida por Cáceres, literalmente hablando mientras la recorría informativamente hablando. Como lo sabía toda la sociedad. Era, sencillamente, un cacereño ejemplar, amigo de todos. Pero sobre todo de su ciudad del alma.

Recuerdo, ahora, con extrema nostalgia, aquella última charla de nuestra vida. Fue en la terraza de la Cafetería-Kiosko Colón. Iba con una bombona de oxígeno. Luchando. Y, venciendo al desánimo de la enfermedad, me decía que Televisión Española le había dado la vida. No se me olvida que le respondí: “¡Y tú se las has dado a Cáceres…!. Porque gracias a tu insistencia Cáceres ocupaba una señalada presencia en la pequeña pantalla de Televisión Española“. Y se le cayó una lágrima, quizás por el paso y el peso de los años.

Hoy, para él, una persona de excelente sensibilidad cacereñista mi mejor recuerdo en este Blog. Porque Enrique siempre fue parte entrañable de Cáceres y uno de esos puntos de referencia en el alma de todos, que todos, más aún las nuevas generaciones, deben de tener como un referente social de la ciudad. Y porque nadie de aquella época sabría concebir a Cáceres sin Enrique Caldera y sus cámaras fotográficas y de Televisión al hombro. Al margen, claro es, siempre su sonrisa humana y amena, llena de vida.

NOTA: Las dos fotografías están captadas de los periódicos Hoy y Extremadura, respectivamente.

Licencia de Creative Commons
ENRIQUE CALDERA, UN CACEREÑEADOR DE SIEMPRE by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *