ESCANDALO EN EL TEATRO VARIEDADES

... Aquel 4 de julio de 1893 el nombre de Cáceres aparecía en el escenario de la información en el periódico «La Correspondencia de España», de tirada y alcance nacional. La cita del Teatro Variedades, un referente en la historia cultural de la ciudad cacereña, en aquellos finales del siglo XIX, hizo acto de presencia en el diario y que recogemos, siquiera sea por su carácter histórico y curioso… Este artículo aparece publicado hoy, 4 de octubre de 2020, en el periódico regional extremeño «Hoy». 

Casualitas casualitatis. El articulista anda en sus investigaciones y, de repente, se encuentra una noticia en el periódico “La Correspondencia de España”, fechada en Cáceres, el 3 de julio de 1893, con el titular “Escándalo”.

            La misma se centra en el Teatro Variedades, que puso en marcha en 1886 una mecenas cultural como Juana Eguezabal, sobre el solar de las Escuelas Marrón, entre las calles Nidos y Moros, que tanto supuso en la pequeña capital de provincias, que albergaba unas trece mil almas, encendiendo la llama de las diversidades escénicas, con aire aperturista y liberal, dando cabida a compañías por esos mundos de Dios.

            Como la historia es rica en acontecimientos, perdidos en las páginas del olvido, leemos que “Anoche se produjo en el coliseo de verano llamado Variedades, un fuerte escándalo, consecuencia de haber creído el público que se habían suprimido escenas en la obra El Certamen Nacional”, que se representaba por la compañía actuante”.

            Asimismo se añade que el público carecía de razón al protestar, pues no se suprimió ninguna escena, y que, “con motivo del escándalo, que duró bastante tiempo, se desmayaron algunas señoras y otras abandonaron muy precipitadamente el teatro”.

            Ante semejantes alborotos, soponcios y patatús dióse parte del incidente al señor gobernador quien raúdo y veloz se personó en el teatro, con miembros del orden, apaciguándose el tumulto y deteniéndose a varias personas, como presuntos autores del ajetreo.

            Imaginamos que tras los abaniqueos –pues corría tiempo veraniego–, tilas, ánimos y el celo de todos, la obra continuaría representándose. Una comedia cómico-lírica, de los dramaturgos Guillermo Perrín y Miguel Palacio, estrenada cinco años atrás en el teatro madrileño Principe Alfonso, “con éxito lisonjero”, conformándose con una mezcla de bailes, popurrí de provincias, tipos populares, chistes de buena ley y halagos patrióticos. En el libreto se cita a Cáceres:

En Albacete la Alhambra;

una torre que se cae,

es decir, que está incliná,

en la provincia de Cáceres.

            Cuestiones veredes en la prensa nacional de aquellos tiempos que pasan a engrosar un poco más, siquiera resulte de forma anecdótica, nuevos pormenores del Variedades cacereño.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *