ESQUILEO ANTE EL CASTILLO DE LAS ARGUIJUELAS (1958)

Con los calores avanzando, allá por finales de mayo, se procede a llevar a cabo en Cáceres, en la región extremeña y en tantos lugares, una tradición tan histórica como popular como la que resulta del esquileo.

Y esos calores debieron de llegar de forma tan apretada e improvisada, tal vez, en aquel año de 1958, que los pastores procedieron a montaron un redil al lado mismo del histórico y emblemático Castillo de las Arguijuelas, en Cáceres, y, posteriormente, al esquileo de los borregos y ovejas del rebaño, siempre trasegando por las campas cacereñas, en uno de los caminos más señalados, de siempre dentro de la panorámica económico regional de la tierra parda, que cantara Luis Chamizo.

Y ni corto ni perezoso el pastor, bajo la atenta mirada y el cuidado del rabadán, y, también, de un curioso espectador, procede a esquilar y quitar las lanas, que ya pesan lo suyo a esas alturas de la temporada, a su rebaño de ovejas, siempre en la trashumancia de las alimenticias hierbas del camino, ante un lugar tan emblemático, en medio, suponemos, de una auténtica algarabía de balidos y más balidos, a los que solo respondería por aquellos lugares tan solitarios el eco:

— ¡Beeeeeeeeeeeeé…!

Se trata de lo que podría resultar, en nuestra modesta opinión, de una más que curiosa fotografía como para incrustarla en el amplio álbum de las páginas, que se conforman en la historia cacereña, como referencia de una estampa que, ya, muy difícilmente, se volverá a repetir.

La fotografía es obra de Antonio Verdugo, un auténtico lujo de la fotografía española. La misma apareció publicada en la revista “Blanco y Negro“.

Licencia de Creative Commons
ESQUILEO ANTE EL CASTILLO DE LAS ARGUIJUELAS (1958) by JUAN DE LA CRUZ GUTIERREZ GOMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *