GENERAL MARGALLO

El general Juan García-Margallo y García (Montánchez, 1839-Melilla, 1894) presta su apellido a la vieja Calle Moros, una de las más emblemáticas de Cáceres, y que nació para acoger a los moriscos que el rey Felipe II deportó desde Las Alpujarras. La Villa entonces terminaba hacia el Norte en la parte baja de la Judería Nueva, en torno a lo que hoy es Ríos Verdes y Santo Domingo. 

 

GENERAL MARGALLO OTRA

El general Juan García-Margallo, considerado un héroe cacereño en la Guerra del Rif.

La muerte en acción de guerra del general Juan García Margallo, siendo Comandante General de la Plaza de Melilla, que fue abatido de tres balazos en 1893, dio origen al cambio de denominación de la calle en el mismo año de su fallecimiento. Una calle que, en la tipología popular, no obstante, siempre fue la calle Moros y que bajo la alcaldía de José Trujillo Lanuza cambió su denominación en honor del general cacereño.

Juan García-Margallo, hijo de Ildefonso García-Margallo y Jara, Vizconde de Montánchez, y de Agustina García Rubio, casado con Adelaida Cuadrado y Aznar, fue bisabuelo del actual Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, como me comentara el mismo personalmente, cuando ejercía como diputado constituyente por la circunscripción de Melilla en el Congreso, representando a Unión de Centro Democrático, y el periodista se afanaba, por aquellos tiempos, entonces en las lides periodístico-parlamentarias con Televisión Española.

Juan García-Margallo, que ingresó como Cadete en el Colegio de Artillería en 1855 y ascendiera a alférez el año 1858, que ya luchara contra el carlismo y los republicanos, se incorporó en 1859 al ejército español combatiente en la Guerra de Africa, resultando herido y siendo condecorado en el mismo campo de batalla.

general margallo la ilustracion española

El General Margallo en un grabado publicado en “La Ilustración Española” en su número 39, en el año 1893.

Asimismo Juan García-Margallo peleó en numerosas y señaladas acciones, en defensa de España y participando de forma valerosa y decidida, en los acontecimientos de los años 1866, en que es ascendido a capitán, y en 1869.

Fruto de su valor, ardor y esfuerzo, con una inactividad inusitada, así como de un alto grado de decisión, reflejos y espíritu militar llegó a ser Gobernador Militar de Melilla entre 1891-1893, alcanzando la distinción de general en el año 1893.

Un año en que dio comienzo la sangrienta Guerra del Rif, también denominada Guerra de Margallo, en la que se libraron durísimos episodios contra las tribus cabileñas que trataban de sitiar la plaza española de Melilla cuando estas intentaban fortificar y asegurar la protección y defensa de la misma ante las incursiones indígenas. Coomo supuso el caso de levantar unas fortalezas en las cercanías de la tumba de un morabito o santón de los rifeños. Concretamente de Sidi Guariach.

Un motivo por el que los nativos decidieron presentar batalla a las huestes del general cacereño. Hasta el extremo de que más de seis mil guerreros rodearon la villa melillense cuyo ejército tan solo disponía de cuatrocientos soldados españoles en medio de duros y señalados combates. Ejércitos que se fueron reforzaron de forma numerosa a medida que avanzaba la Guerra. Una Guerra a la que los rifeños denominaron como Santa.

general margallo. lapida cementerio melilla

Lápida de Juan García-Margallo en el cementerio de la Purísima Concepción, en Melilla.

Una batalla cruenta en la que las estrategias, el arrojo, la valentía y la capacidad operativa de riesgo por parte del general Margallo defendiendo las posiciones españolas, no pudo evitar los más sangrientos enfrentamientos, hasta que acorralaron a sus tropas en el Fuerte Cabrerizas, y acabando con su vida en el transcurso de las acciones bélicas llevadas a cabo por las fuerzas bereberes el 28 de octubre.

Es de señalar, finalmente, que el general cacereño Juan García-Margallo y García está considerado un auténtico héroe como demostró con su arrojo y coraje defendiendo la posesión española en Africa. Sobre todo en la Guerra del Rif y que le causó la muerte.

NOTAS: Según el historiador Francis Acedo el cambio de denominación es reflejo de un sentimiento racista, ignorante del origen real de la toponimia de la vía.

El grabado del General Margallo aparece publicado en el número 39 de la Revista “La Ilustración Española y Americana“, correspondiente al 22 de octubre de 1893, en base a una fotografía hecha al mismo, poco antes de su muerte, por el entonces capitán de Artillería Carlos Huelín.

La segunda fotografía se corresponde con la lápida de Juan García-Margallo, en el Panteón Margallo, en el cementerio de la Purísima Concepción, de Melilla, construido en el paraje conocido como Rambla del Agua e inaugurado en 1892. La misma está captada de El Alminar de Melilla.

Asimismo es de de señalar que, en su día, una Comisión de Militares decidió poner en marcha, el Panteón Margallo, con el fin de “construir un mausoleo para reunir en él los cuerpos de los españoles muertos en el campo de batalla desde el día 2 de octubre de 1893 hasta que terminaron las hostilidades contra los moros“, según señala Juan Díez Sánchez en el periódico “El Heraldo de Melilla“. El mismo se construyó gracias a las aportaciones de una suscripción pública efectuada en 1896.

Licencia de Creative Commons
GENERAL MARGALLO by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *