JOVEN CON TRAJE TIPICO DE CACERES, “FOTOGRAFÍA MODERNA”, DE HERMANOS CARPINTERO

Allá a finales del XIX los hermanos Carpintero, Felipe y Joaquín, ponen en marcha en Cáceres el establecimiento “FOTOGRAFÍA MODERNA”. Y pronto adquieren un señalado prestigio.
 
fotografiahermanoscarpintero-caceresHasta el extremo de que los mismos llegan a participar con sus fotografías en el Pabellón de Extremadura dentro de la Feria Iberoamericana de 1929 que tuvo lugar en Sevilla.
 
Un día los hermanos Carpintero deciden separarse. Felipe se instala en Coria, poniendo en marcha el establecimiento denominado Karpint, dedicándose de modo intenso al retrato, en el que se convirtió en un verdadero y cualificado artista, y convirtiéndose, al tiempo, prácticamente, en el fotógrafo oficial de la ciudad, estando presente en todos los acontecimientos de relevancia de la ciudad 
 
Por su parte Joaquín, conocido popularmente como Quinito, instala su estudio y, también su calidad artística, en la localidad cacereña Valencia de Alcántara y firmando su obra como Carpintero.
 
Juntos llevaron a cabo una gran labor en su taller, laboratorio y dependencias fotográficas de Cáceres, como constará en los álbumes de numerosos cacereños. Álbumes que, muy probablemente a estas alturas, un siglo después, permanezcan en esas hemerotecas familiares que se conforman en el lamentable Baúl de los Olvidos.
Pero de aquel tiempo en que todavía se encontraban juntos hemos podido rescatar, afortunadamente, esta fotografía de una Joven Cacereña con el Traje Típico y Costumbrista de la ciudad.
 
La fotografía está fechada hacia los años XX del pasado siglo.
Es de señalar que tanto Felipe como Joaquín marcaron su impronta en sus descendientes, que fueron tomando el correspondiente relevo generacional. Y allá que hoy se andan respectivamente, en Coria y en Valencia de Alcántara, los establecimientos que ambos fundaran. Aunque, eso sí, con las evoluciones propias de los tiempos, pero, para tranquilidad y satisfacción de Felipe y Joaquín Carpintero, con una extraordinaria calidad.
Tal cual la que ellos mismos legaron a sus continuadores. Y, a su vez, sus continuadores a los suyos…
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *