JUAN MARGALLO, EL TEATRO INDEPENDIENTE

Juan Margallo Rivera, Cáceres, 1940, aquel muchachote que correteaba por las calles Margallo, de Cáceres, y las de Montánchez, que se escondía en sus juegos e indagaciones por los corrales de la ciudad y el pueblo, y que gustaba, sobremanera, del campo, de los animales y de la creatividad desde siempre, es uno de esos cacereños que un día, en el amanecer de su vida, tuvo claro que quería ser actor, autor, dramaturgo, director de Teatro. Por lo que luchó desde siempre. Y llegó a ser, encima, la gran voz del teatro independiente.

 

JUAN MARGALLO

Juan Margallo, uno de los máximos exponentes del Teatro Independiente en España y que puso en marcha en unos tiempos delicados.

Una voz del teatro independiente que nació, además, en unos momentos la mar de complejos. Todo un mérito en aquellos difíciles y complejos años sesenta y setenta para lanzarse a la aventura del teatro. Lo que no resultaba nada, pero que nada fácil. Y, más aún, desde posiciones luchadoras y reivindicativas. Pero, a base de constancia y de tesón, aquel cacereño se fue abriendo camino, ante las adversidades de su padre, que, incluso, en su tesón como progenitor, lograra que el mismo ingresara en la Escuela de Peritos Industriales de Béjar.

Pero él, que era un Margallo rebelde, prefería el mundo de nuevas alternativas. Por eso siempre fue un luchador, y de uno u otro modo consiguió cambiar su estancia en Béjar por la Escuela de Arte Dramático y por la que apuesta de modo decidido.

En esa batalla, de tanto empeño e insistencia Juan Margallo se subió por primera vez a un escenario precisamente en el Gran Teatro de Cáceres participando con el grupo El Retozu y con la obra “Militares y paisanos“.

JUAN MARGALLO

Juan Margallo en una de sus representaciones teatrales.

Hasta que un día firma por el teatro profesional con la obra La loca de Chaillot, de Jean Giraudaux, dirigida por un hombre del prestigio de José Luis Alonso. Lo que le abrió las primeras puertas de un gran camino de esperanzas, de sueños, de promesas, de anhelos, de inquietudes. Y de expectativas, de las que algo íbamos sabiendo los vecinos de la calle por boca de las escasas confidencias y aventuras que contaban sus hermanas, procedentes de una familia conformada por un padre militar y una madre maestra.

Juan Margallo, un tipo bohemio, listo, trabajador, comprometido, fue abriéndose paso, a golpe de personalidad en el panorama teatral. Y enseguida, gracias a sus facultades y cualidades, pasó a trabajar con directores de la importancia y fuerza de Miguel Narros y José Tamayo, viajó de forma apasionada por lugares de señalado reconocimiento teatral como París y Londres y se fue formando con las nuevas alternativas.

Fruto de esas experiencias y de la sangre e ideas que lleva dentro crea, en 1968, puso en marcha aquel grupo teatral que alguien calificó de rebelde, contestatario, divertido y genial, llamado Tábano, donde comienza dirigiendo la obra La Escuela de los Bufones, de Michel de Ghelderode, o Los últimos años de soledad de Robinson Crusoe, y espectáculos muy aplaudidos como Castañuela 70, El retablo del flautista y otras que iban llevando y representando, entre clamorosos aplausos, por diversos lugares de la España eterna

JUAN MARGALLO

Juan Margallo y Petra Martínez, su mujer, igualmente luchadora por el teatro independiente.

Posteriormente, y con la ayuda de Petra Martínez, su mujer lleva a cabo otras aventuras, como la puesta en marcha del grupo El Búho, la coordinación del grupo estable y colectivo cultural El Gallo Vallecano, como lugar de encuentro con montajes diversos y actos desde cursos para niños de cerámica hasta reuniones de familiares de presos. Y también recorrió prácticamente toda América Latina y buena parte de Europa abriendo fronteras que en otros terrenos no se abrían con tanta facilidad como a través de las artes escénicas.

Ya en 1985 crea su propia compañía, Uroc Teatro, con espíritu de cómicos de la legua y obras como Pareja Abierta, de Darío Fo, y otras. Atrás y en el camino, por delante, otras obras de relieve, siempre de compromiso, de diversión, y de mensajes. Se llame la obra “Chimpón”, (Panfleto post mortem), ya sea “Cosas nuestras de nosotros mismos”, la puesta en escena de La madre pasota, sus aplaudidas y recordadas representaciones de Edipo Rey y La paz, en el Festival de Teatro Romano de Mérida, la dirección durante seis años, ni más ni menos, que del Festival Iberoamericano de Cádiz, o los Encuentros de Montánchez, su pueblo cacereño, en donde logró crear una sensibilidad y una inquietud teatral notoria. Al tiempo, claro, pisaba los escenarios del Teatro Español, del teatro Alfil, de los mejores escenarios de toda España.

Una trayectoria de intensidad teatral imaginativa, esforzada, gigantesca, y calificada, por algunos críticos, como el máximo exponente del Teatro Independiente de España, lo que valió ni más ni menos que la obtención de la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 2011, así como la Medalla de la Junta de Extremadura en reconocimiento a su carrera artística, el premio Max al mejor actor, el nombramiento de Hijo Predilecto de Montánchez.

victor gerardo con juan margallo

Juan Margallo con Victor Gerardo García del Camino, catedrático y director de la Biblioteca, y con Fernando García Morales.

Compaginaba, pues, la pasión por su pueblo, con la trayectoria del teatro de toda su vida. A cuya creación y renovación y hasta reestructuración siempre se dedicó por coraje y por honradez consigo mismo y con su compromiso de vida.

También, claro, por el panorama del celuloide. En películas como Los flamencos, El aire de un crimen, Al sur de Granada, El espíritu de la colmena, Azaña, La soledad, etc.

Toda una vida, pues, dedicada al arte de la sensibilidad teatral, desde el rigor de su propia independencia, y cuyo nombre debiera de ser, desde nuestro modesto punto de vista, más conocido en Cáceres. Y cuyo nombre, porque Juan Margallo siempre alardeó de cacereñismo, paseó con orgullo e inmenso cariño y añoranza por todo el mundo.

Una trayectoria, con todo de intensidades, emociones y sensibilidades, la de Juan Margallo, que ha sido galardonada en mayo del año 2016 con el importante galardón  de “A toda una vida“, por su carrera como actor, director y dramaturgo. Algo que le honra y algo que a todo Cáceres nos honra.

¡Gracias, pues, querido Juan, de todo corazón, ahora que envolviéndome en mi etapa de la niñez, recuerdo aquellos juegos de magia y aquellas escenas teatrales que preparabas para los críos del barrio con tu madurez teatral de los años que nos separan…!

Licencia de Creative Commons
JUAN MARGALLO, EL TEATRO INDEPENDIENTE by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *