LA VIRGEN DEL BUEN PARTO

Y allí, en los soportales de la Plaza, la Virgen del Buen Parto. Y donde la misma se asienta, ni más ni menos, que desde el lejano año de 1712. O, lo que es lo mismo, la friolera de trescientos tres años, ya, a estas alturas del año 2015.

 

virgen del buen parto de caceres

El Cuadro de la Virgen de la Paz, en los soportales de la Plaza Mayor de Cáceres, también conocida como la Virgen del Buen Parto.

Una Virgen cacereñísima, la de la Paz o del Buen Parto, que decora la parte de los soportales de la Plaza Mayor desde la que se desemboca bajando a través de la calle Pintores, en la zona conocida como el Portal del Llano. Un tramo de los soportales de la Plaza Mayor también conocido en su día con el nombre de “El Capitolio”, ya que en el mismo se solían reunir los concejales y los miembros de la Justicia para proceder al arrendamiento tanto del Ayuntamiento como las de la Corona.

Si bien los orígenes del cuadro se remontan al año 1712 cuando Lázaro Lago, al que hay quien denomina mercader y hay quien llama beato, solicitó permiso a las instancias religiosas y al Ayuntamiento para colocar en dicho lugar, que, al parecer, resultaba en extremo pecaminoso e indecoroso, un cuadro de su propiedad, con la imagen de la Virgen de la Paz, y evitar que pudieran repetirse los actos inmorales. Con la colocación del cuadro, en un lugar emblemático, acompañada de siempre por dos faroles y unas velas para alumbrar a la Virgen, y la desaparición, cuentan las crónicas de la historia, de los actos que podríamos denominar como escandalosos.

Una imagen, la de la Virgen de la Paz, también denominada del Buen Parto, y que otros también conocen como Virgen de los Portales, que, ante su deterioro por el paso del tiempo, posteriormente, fue pintada por encargo, en un óleo sobre lienzo, en el año 1865, por Rafael Lucenqui, (1809-1873), que permaneció durante 127 años en la Plaza Mayor, y que se encuentra actualmente en las dependencias del Museo Municipal. Por dicha pintura el Ayuntamiento pagó al pintor la cantidad de 600 reales.

Una imagen que, de siempre, causó impacto y veneración, ante la que era frecuente observar numerosas velas y personas, bien rezando, o, cuando menos, santiguándose al pasar ante la misma.

Sea como fuere, y con el correr del tiempo, en su día se extendió la voz y el rumor, entre la ciudadanía, de que aquella imagen, la de la Virgen de la Paz, tendía su mano milagrosa a las parturientas y ayudar al mejor desenvolvimiento del parto.

VIRGEN DELPARTO Y PORTALES

La Virgen del Buen Parto, de gran devoción en Cáceres, enclavada en los soportales de la Plaza Mayor.

En este sentido el historiador Jesús Sierra Bolaños destaca que “quizás el origen fuese el que una mujer embarazada fuera del matrimonio, que atemorizada ante un inminente alumbramiento y atormentada por su pecado, rezó lejos de miradas acusadoras, a la Virgen que tenía más a su alcance, y que no era otra que la Virgen de la Paz“.

De este modo se fueron sumando, a lo largo del tiempo, jóvenes y mujeres cacereñas de todo tipo y condición, envueltas entre peticiones, rogativas y oraciones en favor de las parturientas, y colocando, con mil amores y esperanzas, también con muchas lagrimillas bajando por la cara, velas para que el parto se llevara a cabo con las mejores garantías para la madre y para el niño o niña.

Asimismo es de señalar que en 1992 se retiró el cuadro de Rafael Lucenqui, por su deterioro, y que en 1997 se colocó una fotografía que plasmaba el original. En el año 2011 se colocó una nueva copia tras unos actos vandálicos que deterioraron la anterior.

Es de señalar, finamente, se trata de un cuadro muy simbólico para todos los cacereños y cacereñas.

NOTAS:

1.- La imagen que ilustra este texto está sacada del blog norbacaesarina.

2.- Rafael Lucenqui era hijo de un pintor polaco que, al parecer, se instaló en Badajoz tras haber llegado a España incorporado al ejército napoleónico. El mismo fue profesor de Dibujo en el Instituto de Cáceres y sus obras, de una extraordinaria belleza, fueron realizadas, básicamente, de encargo por parte de señaladas familias de la ciudad. Su pintura dejó una huella profunda en cualificados pintores cacereños de la época.

Licencia de Creative Commons
LA VIRGEN DEL BUEN PARTO by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *