LA VIRGEN DE LA MONTAÑA EN LA PLAZA MAYOR (1974)

La Virgen de la Montaña es, de siempre, un referente de señalada sensibilidad en el corazón de los cacereños. Y a ella van, siempre, también, las miradas esperanzadas de las gentes cacereñas.

 

De este modo que vemos en la fotografía acompañaban los cacereños a la Virgen de la Montaña, allá por el año 1974, con motivo de la celebración de los actos del cincuentenario de la coronación canónica de la Patrona, en la Plaza Mayor. Una Plaza completamente abarrotada de devotos, de cacereños, de oraciones, de gentío deseoso de encontrarse con su Virgen, de elevar unas plegarias.
 
Cáceres, como siempre, se volcó con su Virgen y que llegaba, como siempre también, a hombros del sentimiento de costaleros y fieles cacereños, desde su ermita en el santuario ubicado en ese impresionante lugar que es la Sierra de la Mosca.
Y con tan señalado acontecimiento se llevaron a cabo una serie de actos en los que participó un gran número de cacereños.
La bienvenida se la ofreció, en nombre de la ciudad de Cáceres, su alcalde, Alfonso Díaz de Bustamante Quijano. Hubo misa pontifical, oficiada por monseñor Luigi Dadaglio, Nuncio de Su Santidad en España. Como hubo un besamantos de miles de cacereños con largas colas de espera para tocar el manto y mirar, con preces y ruegos, a su patrona. Lo mismo que se llevó a cabo una multitudinaria ofrenda de flores cacereñas, con sabor y aroma de pasión, por parte de numerosas jóvenes luciendo el traje típico.
También se celebraron unos Juegos Florales en el Gran Teatro, con Manuel López Martínez, presidente de la Juventud de Acción Católica y ex subsecretario del Ministerio de Justicia, como mantenedor. La Flor Natural y el primer premio del Certamen Poético lo obtuvo el poeta José María Fernández Nieto, con su bello y hermoso poema “Rosario de Oro de la Virgen de la Montaña“, con versos y estrofas como:
Y comienza el rosario…
La primera alegría
trepa por las laderas hasta hacerse espadaña…
¡Va a ser Madre María…!
Y se estremece Cáceres de amor por la Montaña.
O:
¡Aleluya! ¡Aleluya! Que hace cincuenta abriles
fue coronada Reina, María, en la Montaña
y en silbos pastoriles
hoy vuelve a coronarse en Cáceres, España.
Asimismo los cacereños gozaron de los acordes de un brillante concierto de la Banda Municipal de Música y de otro del Orfeón Cacereño.
También se representó la zarzuela “La del manojo de rosas“, por la Compañía Lírica Nacional Manuel Albéniz, los cantautores cacereños Luis Regidor y Paco Martín dejaron lo mejor de su cosecha, entre el entusiasmo de sus numerosos fans. Asimismo se celebró un recital flamenco con el gran Pepe Mairena cantando una diversidad de palos, y, a la guitarra, ni más ni menos que Cano
La ciudad de Cáceres, pues, se vistió de lujo y oro, de belleza y perfume, de devoción y de cariño, de amor, de la más ferviente, entrega, como siempre hizo, claro es, a lo largo de la historia de la ciudad, con y por su Virgen de la Montaña.
Esta vez, eso sí, con motivo de la celebración de las Bodas de Oro de la coronación de la Patrona de Cáceres.
 Nota: La fotografía es obra de Enrique Caldera.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *