LESMES VALHONDO, UN ALCALDE AUDAZ

Lesmes Valhondo Carvajal, alcalde de la Villa de Cáceres en el día 8 de octubre de 1881, cuando se procede a la inauguración de la Línea Férrea Madrid-Lisboa, con la presencia y presidencia de Su Majestad el Rey Alfonso XII y del Rey Carlos I de Portugal, figura, por derecho propio, por su audacia, por su valentía y por su decisión, en las páginas de la historia de Cáceres. Y porque, también, un gesto suyo se convirtió en toda una gesta digna de la mayor consideración y que debieran de conocer todos los cacereños.

 

alfonso XII 1

Su Majestad el Rey don Alfonso XII.

Un día de extraordinaria importancia capital en la entonces Villa de Cáceres, que apenas contaba con 15000 habitantes. Más la inauguración de la línea férrea internacional, que unía las capitales de España y Portugal, le iba a dar una gran importancia a la misma. Y las palabras del alcalde de Cáceres entonces, don Lesmes Valhondo, imprimirían un gran sello de honor, respeto y consideración a la Villa que pasó a ser Ciudad en tan señalados momentos.

Y es que al término del banquete de la cena, que se ofreció a Su Majestad Alfonso XIII, el mismo se levantó con una copa en la mano, levantáronse todos los comensales y mirando con expectación al Rey, que, muy solemnemente, dijo:

— ¡Brindo por la ciudad de Cáceres…!

Rápidamente hubo miradas de ironía, no exentas de sorpresa entre los comensales, y hasta algún mínimo murmullo, porque  Cáceres era Villa.

Más, a continuación, don Lesmes Valhondo Carvajal, con un gran talante, impregnado de sensibilidad, no exento de audacia y con el máximo respeto, pero con firme decisión, arrojo y valentía, pasó a las páginas de la historia de Cáceres cuando se levantó a continuación, detrás del Rey, y agradeció al mismo, el nombramiento de Cáceres como Ciudad al hilo de las siguientes palabras:

“Majestad, en nombre de la hasta ahora Villa de Cáceres os agradezco profundamente el honroso título de Ciudad que acabais de otorgarla”.

El Rey Alfonso XII no solo no rectificó, tal como esperaban, en medio de una gran expectación, todos los asistentes al banquete real, si no que confirmó la condición de Cáceres como Ciudad.

Como consecuencia de tal compromiso tan solo cuatro meses después, siendo presidente del Gobierno don Práxedes Mateo Sagasta, se publica un Real Decreto del siguiente tenor:

·”Queriendo dar una prueba  de mi real aprecio a la Villa de Cáceres por su constante adhesión a la Monarquía Constitucional y conmemorar la fecha del 8 de octubre de 1881, en que me reuní en dicha población con el Rey de Portugal.

Vengo en concederla título de Ciudad y el tratamiento de Excelencia a su Ayuntamiento.

Madrid, en Palacio a nueve de febrero de 1882.

NOTA: La imagen del Rey Alfonso XII está captada del blogspot Ritmo XXI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *