LUIS BRAVO, FOTOGRAFO DE CACERES

Luis Bravo Hernández (1930-1988) fue uno de sus fotógrafos notorios, de relieve, cuajado de imaginación, de trabajo, de calidad y que figura, también, entre las páginas de la historia de la fotografía en Cáceres junto a François Capdevielle, Vicente Fonseca, Javier García Téllez, Prado, Hermanos Carpintero, Garrorena… Y, en mi opinión, demasiado olvidado.

bravo-porguerrero

Luis Bravo fotografiado por Juan Guerrero.

Bravino, como era conocido por todos, fotógrafo del periódico “Extremadura“, siempre en todos los actos, en todas partes, fotografiando a todo Cáceres, para un álbum lamentablemente olvidado, siempre elegante, fue el primer corresponsal de TVE en Cáceres, con aquella vieja pero histórica cámara Bolie.

Y con las dos cámaras, la de fotografía y la de Televisión, se recorrió miles de veces Cáceres y la provincia buscando, de forma afanosa, el panorama de la actualidad informativa. No paraba. Era consigo mismo tan exigente como cordial y cariñoso con todos. Un luchador infatigable que trataba de hacer cada día, sencillamente, Más y Mejor Cáceres. Lo que le honraba. Y, de paso, nos honraba a todos.

Un día, cuando en mi recorrido profesional presentaba en TVE el programa “Desde la Bola del Mundo“, un informativo sobre las dos Castillas, Aragón, Cantabria y Extremadura, y un espacio magazine para esas diecinueve provincias, no había un día que faltara su noticia. De la actualidad más palpitante, de su ilusión, de su recreación en el compromiso de divulgar, al máximo, el nombre de Cáceres.

Posteriormente, como director de TVE-Madrid, Castilla-La Mancha y Extremadura, allá por 1986, nos dimos un gran abrazo en “El Pato“, con una copa a la que nos invitó, por cierto, Emilio Rey.

Hablamos de Cáceres, de proyectos, de anhelos. Y me dijo que, aunque anduviera delicado de salud, se comprometía al máximo. Era, sencillamente, incansable. Y, con una sonrisa eterna en la boca, añadía:

— Que el trabajo es bueno para la salud, Juan. Entonces se reía, de forma irónica, porque se sabía apresado por la pasión, infinita, profunda, por Cáceres.

luisbravo.alcantara.195...Un día, en 1950, publicaba esta fotografía del Palacio de los Golfines de Abajo en las páginas de la revista “Alcántara” que aquí vemos. Concretamente en el número 38, de la citada publicación que un día de 1945 pusieron en marcha aquellos prohombres cacereños como Tomás Martín Gil, Fernando Bravo y Bravo, José Canal Rosado y Jesús Delgado Valhondo.

Unos años después ese otro gran fotógrafo y compañero de la prensa cacereña, que se llamaba Juan Guerrero, que tanto quería y admiraba a Luis Bravo Hernández, le dedicó la primera fotografía que figura en este artículo, para la posteridad.

Su temprana muerte, sin embargo, privó a Cáceres de un extraordinario fotógrafo que hoy presta su nombre y apellidos al callejero de la ciudad en una avenida de la Barriada de Aldea Moret, como reconocimiento y símbolo de cuanto vino a representar para todo Cáceres en Aquellos Tiempos que forman y conforman una parte, relevante, al menos en nuestra más que modesta opinión, de la simbología eterna de Cáceres.

Hoy, querido Luis, buena gente, compañero, amigo, cacereño, cacereñista, siempre cacereñeador, va por ti. En la seguridad de que andes por los caminos que andes, continuarás tus senderos con las cámaras con las que te obsequió la diosa Fortuna.

Lo que yo creo que todos los que te conocimos y disfrutamos de tus inquietudes te agrademos con todo el cariño, con el respeto y con toda la admiración que te mereces. Y que, desde luego, te ganaste a pulso.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *