MENCIA DE LOS NIDOS, UNA HEROINA CACEREÑA OLVIDADA

La historia de la conquista de América se encuentra repleta de nombres extremeños. Algunos figuran en el marco del heroismo. Otros, como la cacereña Mencía de los Nidos, permanecen silenciados en las páginas de la ciudad. Ignoramos las razones del olvido sobre quien, sin duda, Cáceres se encuentra en deuda.

 

Lámina de Mencía de los Nidos en el libro “Poemas de D. Alonso de Ercilla y Zúñiga”, 1884.

Mencía de los Nidos Alvarez de Copete, nacida el año 1516, hija de Francisco de los Nidos y Beatriz Alvarez de Copete, hidalgos y cristianos viejos de Castilla, miembros de la nobleza, que residían en la calle que hoy es conocida como Tiendas. Su padre era uno de los nobles con más hidalguía de la región ya que antepasados suyos, procedentes de las tierras de Castilla, ayudaron al rey Alfonso IX se llevó a cabo la expulsión de los árabes.

Nuestra protagonista se enroló en 1544 en aquellas expediciones a las Indias, siguiendo los pasos de cinco de sus seis hermanos. Acaso por razones de aventuras. Tal vez por razones de libertad. Quizás porque el azar es, sencillamente, así.

Mencía de los Nidos marchó, inicialmente, a Perú, donde su hermano Gonzalo, uno de los conquistadores de dichas tierras, llegó a ser corregidor de Jauja y en 1537 regidor de Cuzco.

Tras la muerte de su hermano Hernando en lucha contra los indios, el fallecimiento de su hermano Francisco en la batalla de Chupas, en lo que hoy es Ayacucho, y el ajusticiamiento y descuartizamiento de su hermano Gonzalo, por su enfrentamiento contra la Corona, junto a otros expedicionarios y soldados, hasta el extremo de que les cortaron la cabeza, y en el caso de Gonzalole sacaron la lengua por el colodrillo”, especificándose que “por grandes blasfemias que dijo contra la majestad imperial”, Mencía emprende el camino de Chile para asentarse, en 1550, en la ciudad que fundara el 5 de octubre de ese mismo año Pedro de Valdivia bajo el nombre de La Concepción de María Purísima del Nuevo Extremo.

Y hasta allí se fue Mencía de los Nidos. Hay quien señala que por temer cualesquiera acción que se pudiera derivar del deshonor o de la venganza. Un momento para dejar constancia de que la misma, según determinados autores, fue supuesta amante de Pedro de Valdivia.

No obstante lo anterior Mencía de los Nidos contraería en su día unas primeras nupcias con Cristóbal Ruiz de la Rivera, que fuera encomendero, regidor, corregidor real y alcalde de la ciudad de Valdivia, además de regidor del cabildo de Osorno. Asimismo Mencía de los Nidos matrimoniaría posteriormente con Hernando Bravo de Villalba González de Peñafiel, natural de Villanueva de la Serena, (1527-1599), licenciado y caballero de Extremadura, que también falleció a manos araucanas.

Situémonos, ahora, en el final del año 1553, cuando Pedro de Valdivia pelea en la batalla de Tucapel con los mapuches en Cañete, lugar cercano a la ciudad de Concepción, y en la que las tropas de Lautaro, el jefe indígena, le infringiera una señalada derrota, en lo que es conocido también como el desastre de Tucapel, y en donde los mapuches torturaron, dieron muerte y cortaron la cabeza a Pedro de Valdivia, gobernador de Chile.

Tras el fallecimiento de Pedro de Valdivia, se nombra a Francisco de Villagra como gobernador. Una de cuyas primeras decisiones radica en repoblar las zonas cercanas a la ciudad de Concepción, un lugar estratégico que marcaba la frontera entre mapuches y españoles. De paso Villagra lleva a cabo una batalla tratando de frenar la rebelión de los indígenas y con la pretensión, al tiempo, de vengarse y castigar a los mapuches, pero también es derrotado el 23 de febrero de 1554 en la batalla de Marihueñu por el cacique Lautaro, al frente de seis mil araucanos, ante tan solo ciento ochenta soldados españoles.

Ante el desarrollo del combate Villagra emprende la huida hacia la ciudad de Concepción donde ordena la huida de toda la población hacia Santiago.

Pero héte aquí que la cacereña Mencía de los Nidos, que guardaba cama desde hacía algún tiempo por enfermedad, se armó de coraje y de honor, se hace fuerte en su rebeldía “animada por un valor que rayaba en la exaltación”, blandió un montante o espada, y una rodela, y se llegó hasta la Plaza, en la que  Francisco de Villagra insistía, desesperadamente, en la necesidad de que la población abandonara la ciudad.

La mujer cacereña, entonces, arenga a los habitantes, recuerda a los soldados y a todos los hombres su obligación guerrera, llama cobardes a muchos, resalta la valentía de los conquistadores, ridiculiza a quienes huyen despavoridos “sin siquiera ver asomarse al enemigo”, deja constancia de lo que representa la huida, destacando las riquezas que se abandonarían, como la fertilidad de los campos, cita las minas y los ríos rebosantes de oro, los ganados, destaca la vida honrosa de los  vecinos, así como la honra y dignidad personal de los vecinos.

Sus palabras, inicialmente, incentivaron a un elevado número de mujeres, llegando a enfrentarse ásperamente con Francisco de Villagra calificándole como de “autor principal de aquellas desgracias”. Pero fue éste quien convenció al Cabildo, subrayando que las fuerzas militares no eran suficientes para hacer frente a los indígenas. Como consecuencia todos los habitantes de Concepción, hombres, mujeres, niños y viejos, emprendieron una larga marcha hacia Santiago, que se encontraba a cien leguas de distancia. Unos en dos barcas a través del mar, otros andando y otros a caballo, con las escasas pertenencias que podían llevar en semejantes condiciones.

En escaso tiempo la ciudad española de Concepción quedó completamente vacía y desierta de sus gentes y que, muy pocos días, fue saqueada e incendiada por las tropas indias de Lautaro. De este modo “donde se levantaba Concepción no quedó más que un montón de ruinas ennegrecidas y carbonizadas”.

Atrás quedaba, ya, todo un movimiento de rebelión de la cacereña Mencía de los Nidos contra los soldados españoles y la amenaza de los indios, a quienes trató, esterilmente, hacer frente, y contra la orden de evacuar la ciudad, pero, eso sí, como señalan algunos cronistas, dejando constancia de “lo más granado del valor español”.

Su relieve alcanzó tal magnitud, en aquellos tiempos, que Alonso de Ercilla y Zúñiga, que vivió aquella época de la primera fase de la Guerra de Arauco, en Chile, que enfrentara a mapuches o araucanos y españoles, incrusta su nombre en medio de las páginas de su principal obra, el poema épico “La Araucana”, inmortalizando, de esta forma, por su gesto y arrojo, la figura de la cacereña Mencía de los Nidos, a la que denomina como noble, valerosa y osada.

Mencía de los Nidos huiría con toda la población hacia Santiago, entonces conocido como Santiago de Extremadura, que, posteriormente, sería denominada Santiago de Chile, donde moriría el año 1603 y sería enterrada, por su decisión testamentaria, en el convento de Nuestra Señora de la Merced, en dicha ciudad.

Se trata, pues, de una figura, la de la heroína cacereña María de los Nidos, en el áspero batallar de la conquista de Chile, que, lamentablemente, a estas alturas, en vez de figurar en un sitial cacereño de relieve, se encuentra aislada, abandonada y olvidada en las páginas de Cáceres.

Destaquemos, asimismo, que el historiador cacereño Francisco Acedo en su artículo “Mencía de los Nidos, una heroína cacereña en Chile”, publicado en el diario “Extremadura” el 22 de septiembre de 2006, deja constancia que siendo concejal propuso incorporar el nombre de Mencía de los Nidos en el callejero cacereño, pero el grupo político del que formaba parte no lo consideró oportuno. El artículo de Francis Acedo finaliza reivindicando la figura de Mencía de los Nidos e insistiendo en una calle con el nombre de la heroína cacereña.

Mencía de los Nidos, eso sí, cuenta hoy con calle en las ciudades chilenas de Concepción, perteneciente a la región de Biobío, y en Santiago, mientras en Cáceres, ay, solo el silencio que se oculta tras el visillo de las páginas de la historia oculta.

Ya, tan solo, como punto final, se me ocurre exclamar en mi propio silencio y reflexión con las páginas de la historia: ¡Qué lástima, apunto, la de las heridas del olvido hacia nuestras gentes!

NOTA: La Lámina de Mencía de los Nidos figura el libro “Poemas de D. Alonso de Ercilla y Zúñiga”. Edición Ilustrada. Madrid. Imp. y Lib. de L. Gaspar, editor. 1884. Página 37.

BIBLIOGRAFÍA:

1.- “Historia General de las Indias y vida de Hernán Cortés”, volumen I.

2.- “Protagonistas desconocidos de la historia de América”.

3.- “La arenga militar de doña Mencía de los Nidos, heroína de “La Araucana”, por Joaquín Zuleta Carrandi, de la Universidad de los Andes.

4.- “Historia General de Chile”, por Diego Barros Arena.

5.- “Comentarios reales que tratan del origen de los incas”, por el inca Garcilaso de la Vega.

6.- “Historia de la mujeres en Chile”, por Ana María Stuven y Joaquín Fermandois.

7.- “Rebeldes y Aventureras: Del Viejo Mundo”, por Hugo R. Cortés y Mariela Insúa Cerecedo.

8.- “Mencía Alvarez de los Nidos, una heroína cacereña en Chile“, artículo de Francis Acedo en el periódico “Extremadura“, el 22 de septiembre de 2006.

LAMINA: Mencía de Nidos, en el libro “Poemas de D. Alonso de Ercilla y Zúñiga”. Edición Ilustrada. Madrid. Imp. y Lib. de L. Gaspar, editor. 1884. Página 37.

Licencia de Creative Commons
MENCIA DE LOS NIDOS, UNA HEROINA CACEREÑA OLVIDADA by JUAN DE LA CRUZ GUTIERREZ GOMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *