NUEVO DIA, PERIODICO DIARIO DE CACERES (1926-1932)

El 1 de septiembre de 1926 se ponía en marcha el periódico “Nuevo Día”, como órgano de Unión Patriótica en la provincia de Cáceres.

 

NUEVODIA1El mismo estaba dirigido por el periodista Narciso Maderal Vaquero, que, posteriormente, alcanzaría la presidencia de la Diputación Provincial y, también, la alcaldía de Cáceres.

El día de su aparición, bajo un epígrafe titulado “El Caudillo“, había un saludo de Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, presidente del Consejo de Ministros y Jefe del Partido Nacional de Unión Patriótica. En el mismo Miguel Primo de Rivera señalaba: “Al aparecer en Cáceres, de cuya visita conservo tan grato recuerdo, un periódico de nuestra comunión, es para mí ocasión propicia saludar a cuantos me acompañaron en la bella capital extremeña orgullosos y satisfechos de mostrar sus progresos y de hacer alarde de su cortesía“.

Por su parte José García Crespo, entonces Gobernador Civil, señalaba que “NUEVO DIA” era “el alimento espiritual que los cacereños necesitamos para afirmar y acrecentar los sentimientos de Patria y ciudadanía“. Asimismo el Gobernador Civil dejaba constancia de que “la aparición de Nuevo Día es signo de cultura y progreso, que honra a esta provincia”.

El diario arrancaba con la colaboración de personajes como León Leal Ramos, una página inmensa de la historia de Cáceres, José Ibarrola, que acabaría prestando su nombre al Paseo Alto, y que en su primer número publica una interesante reflexión titulada “El cuerpo y el alma“, Federico Reaño, militar, escritor y poeta, y otros.

Al año de su puesta en marcha, brindando por su recorrido y trayectoria periodística, en aquella ciudad de 25.000 almas, aparecía esta curiosa imagen en la portada.

El 29 de Julio de 1932, tras un vericueto repleto de noticias, de esfuerzos, de peleas por la supervivencia, el periódico se despedía de sus lectores, justificando su cierre en “el aumento de cerca del 25% en los salarios de los obreros pertenecientes a las Artes Gráficas“.

La crisis pudo a la voluntad de todos los que hicieron posible el diario entre los más señalados esfuerzos. Lo que se llevó a cabo, inicialmente, desde sus dependencias situadas en Portal Llano, 39, y, posteriormente, en las instalaciones de la Avenida de Cervantes, 44.

Como dato anecdótico, o, quizás de relieve, señalar que el periódico comenzó a venderse a 10 céntimos y seis años después continuaba al mismo precio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *