PALACIO EPISCOPAL Y PALACIO DE LOS OVANDO (1932)

Un día de 1932, una vez más, Diego Quiroga y Losada, (1880-1976), XI marqués de Santa María del Villar, se echó la cámara fotográfica al hombro, hizo la maleta y, carretera y manta, se fue a recorrer los caminos de España. 

De aquella andadura, jugando entre la luz y la sombra que trasiega en la Plaza de Santa María, entre el Palacio Episcopal y el Palacio de los Ovando, también conocido como Palacio del Conde de Canilleros, nos dejó esta bella estampa.

Un fotógrafo de lujo, Diego Quiroga y Losada, que captó, sobre todo, gentes, paisajes, monumentos, y que legó una obra inmensa.

Amigo personal y fotógrafo del Rey Alfonso XIII, de quien era Mayordomo de Semana, es, al tiempo, autor de miles de fotografías que se plasmaron en la revista “Blanco y Negro” y en numerosas publicaciones, convirtiéndose las mismas, desde su forma naturalista, como la definía su autor, en patrimonio etnográfico y documental.

Lo mismo que señaladas instantáneas suyas se convirtieron en carteles turísticos de España.

El Rey Alfonso XIII le propuso la Presidencia del Patronato de Turismo, pero Diego Quiroga y Losada, prefirió continuar en la intensidad de sus recorridos fotográficos, humanos, de relieve, que se alzaban por todos los rincones de una España que le llegó al alma con tanta fuerza como para dejarnos miles y miles de fotografías.

Diego Quiroga, con más de quinientos mil documentos fotográficos en su haber, está en posesión de la Medalla de Oro al Mérito Turístico y, también, a la Mejor Colección de Fotografía Turística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *