PEPI SUAREZ, (COROS Y DANZAS, 1959)

Desde 1958 hasta mediados los sesenta se celebraron en Cáceres los Festivales Folklóricos Hispanoamericanos, Luso-Filipinos, que, durante unos días, transformaban, la fisonomía e idiosincrasia de la ciudad, entre canciones y danzas típicas de manifiesta belleza, y que se clausuraban con la danza diecochesca cacereña “El Redoble” con los Coros y Danzas de la Sección Femenina de Cáceres, digiridos por Pepi Suárez.

Pepi Suárez, en los Festivales Folklóricos Hisnaomericanos, Luso-Filipinos, en 1959.

Pepi Suárez, en los Festivales Folklóricos Hisnaomericanos, Luso-Filipinos, en 1959.

Unos Festivales cuajados de sensibilidad folklórica y popular, de ritmo, de dinamismo y de un colorido mágico de tantas agrupaciones de Coros y Danzas. Gracias, claro es, a la presencia de más de quinientos participantes de diferentes grupos folklóricos de numerosos países con la extraordinaria diversidad de sus esencias y estampas típicas, tan arraigado en las manifestaciones antiguas entre leyendas, tradiciones y otras diversidad del más que marcado carácter festivo.

Unos Festivales Folklóricos, de una gran belleza y atractivo, que aunaban a todo Cáceres, como se suele decir en el argot coloquial y popular, tal como figura en las páginas de la Historia de la Ciudad.

En el año 1959, tras la celebración del II Festival Folklórico Hispanoameriano, Luso-Filipino, la revista “Mundo Hispánico“, del Ministerio de Asuntos Exteriores publicaba un amplio reportaje sobre los mismos en el que destaca esta fotografía de la cacereña Pepi Suárez, todo corazón y pasión por el folklore, luciendo el precioso traje de Montehermoso.

Durante largos años Pepi Suárez, todo corazón y pasión por las canciones y danzas de la provincia cacereña, dirigiría el grupo de Coros y Danzas de la Sección Femenina de Cáceres, logrando conformar, en base a su constancia, exigencia y amor propio, ensayo tras ensayo, tan detallista como perfeccionista, una señalada agrupación de bailadores, cantantes y músicos, para la interpretación de tantas canciones y danzas típicas y populares de la Alta Extremadura como son, por ejemplo, entre otras muchas, “El Pindongo“, “El Pollo“, de Montehermoso, “El Quita y Pon“, o “La Jota de Alcuéscar”, también conocida como la “Jota del Candil“, con esa letrilla que señala:

Dicen los segadores

que están segando,

quien bebiera tu agua,

en Fuente Castaño,

Fuente Castaño, niña,

Huerta La Orden,

que están muy cerquita.

de mis amores.

Y, también, otra larga serie de danzas, llenas de un gran sabor popular y típico, como “El Riani si si si“, de Cáceres, que se bailaba en sus orígenes al ritmo de la pandereta o tamboretilla, y en la que se oye cantar:

Ojos que te vieron ir

por el Caminito Llano,

cuando te verán volver

con la licencia en la mano.

O “La Jota Cuadrada“, de Monroy:

Quítate de esa esquina,

galán que llueve,

deja correr el agua

por donde viene,

ay, amor, ay, amor,

ay, amante,

ay, amor,

que no puedo olvidarte,

ay amor

O la danza denominada “La Carta“, originaria de la localidad de Piornal, con esa letra que dice:

Me escribiste una carta,

me escribiste una carta,

con una rayita verde,

no quiero carta ni raya.

quiero que vengas a verme.

O, también, otras jotas y danzas populares y típicas como son “La Jota de Guadalupe“, “El Perantón“, de la localidad de Zarza de Granadilla, donde se canta:

Cuando quise, no quisiste,,

ahora que quieres, no quiero,

pasa las penas de amores,

que yo las pasé primero.

O, también, por ejemplo, “El Cerandeo“, de Cáceres:

Con el cerandeo,

andeo y andá,

con el cerandeo

te quiero salá,

sin el cerandeo

no te quiero ná.

También “La Jerteña“, “El Arbolito“, de Piornal, la montehermoseña titulada “La Guerra del Moru“, con esa curiosa letrilla que reza de la siguiente manera:

Tu cintura no es cintura,

tu cintura es contrabando.

Yo soy el contrabandista,

que por tí vive penando.

Festivales Folklóricos Hispanoamericanos, Luso-Filipinos, que llenaron de vida, de luz, de color y de alegría, las calles y plazas cacereñas, y, sobre todo, y fundamentalmente, la Plaza de Toros, cuando las actuaciones de las diferentes agrupaciones luchando, con sus mejores ánimos, en el Concurso Folklórico. Y siempre como colofón a un Festival Folklórico de extraordinaria magnitud y calidad, la actuación del Grupo de Coros y Danzas de la Sección Femenina de Cáceres, bajo la dirección de Pepi Suárez.

Licencia de Creative Commons
PEPI SUAREZ (COROS Y DANZAS, 1959) by JUAN DE LA CRUZ GUTIERREZ GOMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *