REFRANES, PROVERBIOS Y CANTARES

Cáceres es y se conforma como una ciudad muy rica en presencia, a lo largo del tiempo, en refranes, en dichos populares, en cantares, en proverbios. Aquí os dejo mi artículo «REFRANES, PROVERBIOS Y CANTARES» que hoy, 6 de junio, aparece publicado en el periódico regional extremeño «Hoy».

 

La cita de Cáceres en refranes, proverbios y cantares es de magnitud, con expresiones como la del Comendador Hernán Núñez, humanista del XVI, que en su obra ‘Refranes o Proverbios en Romance’ señala que «Cuando la Sierra de la Mosca se toca, toda la Sierra se vuelve una sopa», es decir, lluvia a manta de Dios. Asimismo Gonzalo Correas, catedrático cacereño en Salamanca, siglo XVII, escribe en su libro ‘Vocabulario de Refranes’ que «Nacer en Cáceres y morir en cualquier parte», ya que en tiempos lejanos había muchos nobles, también muchos segundones que se marchaban buscando fortuna. Tierra que sigue perdiendo caudal juvenil por las vías migratorias. Correas también expone el dicho «En Ciudad Rodrigo, damas, en Cáceres, caballeros, y en Plasencia, dineros».

Posteriormente Rodríguez Moñino expone, en ‘Dictados Tópicos de Extremadura‘, 1931, aquellos versos: «El Cáceres ya no es Cáceres, que es la Reina de la España, que a su cabecera tiene, la Virgen de la Montaña», como en el ‘Diccionario Geográfico Popular de Extremadura‘, 1960, entresaca letras de jotas como ‘El Redoble’, dieciochesca, y otras: «En el Camino Llano, el sol se para, y la luna, en el Potro de Santa Clara». También publica: «Cáceres es la cabeza, Trujillo, el corazón, Plasencia la que no llora, Coria se enmudeció».

Valeriano Gutiérrez Macías, investigador y escritor.Asimismo Valeriano Gutiérrez Macías refiere, años 60, que en Cáceres hay cuatro gentilicios, cacereños, el más utilizado, cacerenses, un logro de Publio Hurtado, norbanos y norbenses, tal como deja constancia José Luis Rodríguez Plasencia en ‘Gentilicios de Extremadura’, subrayando que norbenses se debe a la Colonia Norba Caesarina y norbanos al fundador de la misma, Cayo Norbano Flaco.

Entre tantas referencias, Gutiérrez Macías, expone que el extremeño es más dado a ensalzar lo ajeno que lo propio y que en la región encaja bien el refrán que se aplica a sus hijos: «Largos para hacer hazañas y cortos para contarlas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *