SELLO Y SOBRES CON EL TRAJE TIPICO DE CACERES

El año 1967 la Dirección General de Correos y Telégrafos enriquecía su colección de sellos denominada “Trajes Típicos de España” con el dedicado a Cáceres.

El sello con el Traje Típico de la provincia de Cáceres se puso a la venta el 16 de octubre al precio de seis pesetas.
 
Un motivo más, por tanto, que tuvo su muy buena acogida y eco en los ambientes populares y callejeros de toda la provincia de Cáceres, con la divulgación del nombre y de la más que siempre llamativa riqueza del traje típico, universalizado por su originalidad, por su belleza, por su sensibilidad popular y, evidentemente, por el colorido.
 
También es de señalar que con motivo del lanzamiento de dicho sello, se emitieron y pusieron en circulación unos sobres especiales para los coleccionistas, en los que destaca la estampación en la que se puede leer: “Primer Día de Circulación“.
 
Una emisión que fue debidamente divulgada por todos los medios de comunicación, que incentivaron el pulso de las comidillas y de las tertulias ciudadanas, en los más diversos y variados corrillos, en las barras de los bares, a las puertas de las casas, en el recorrido de los paseos, en comercios y oficinas, y que giró, durante un buen número de días y de parrafadas, en torno a este curioso y acertado lanzamiento.
 
La tirada del mismo, hasta donde nos llega la memoria, se agotó de forma casi inmediata, en todas las expendedurías de tabacos, existentes en aquel entonces en la provincia, y que llegó, claro es, a lo más hondo del alma y del corazón de la práctica totalidad de los cacereños.
 
Sea como sea el hecho real fue que en Cáceres todo el mundo, como se suele señalar y manifestar, coloquialmente hablando, no quiso perderse la oportunidad de adquirir un sobre de tan señalada referencia en el ámbito de nuestra geografía local y provincial, y guardarlo como oro en paño en el álbum de los recuerdos de una vida.
Unas estampas que, hoy, cincuenta años después, quedaron grabadas en lo más profundo del sentimiento de tantos y tantos cacereños al poder comprobar cómo Cáceres, esta vez a través de su traje típico en un sello de correos, adquiría recorrido en la dinámica nacional de la actualidad.
Una oportunidad, a fin de cuentas, que siempre viene bien, para dejar constancia del nombre de Cáceres, y, sobre todo, en este caso concreto, de la riqueza y colorido, además de tradición histórica, que existe alrededor del traje típico que viste la mujer cacereña.
Un traje verdaderamente hermoso y que llama la atención en tantos cuantos lugares lo exhiben las cacereñas en las diferentes manifestaciones en que se presenta y luce el mismo.
Lo que, siempre, nos honra y nos agrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *