UN TELEGRAMA EN UNA POSTAL DE CÁCERES, DE AQUELLOS TIEMPOS…

Corren los primeros años de los sesenta de la pasada centuria. Cuando una Editorial dedicada al lanzamiento de tarjetas postales, aprovechando el auge de las mismas, decide hacer un recorrido por toda España y plasmar hermosos rincones de ciudades y pueblos que sirvieran para el recuerdo de los visitantes y el envío vía Correos. En la colección, claro es, no podía faltar Cáceres.

 

caceres.postaldeaquellostiemposCuando le llegó el turno a la ciudad de Cáceres, por lo que podemos apreciar en el contenido de la tarjeta postal, los editores se inclinaron por seleccionar tres impresionantes rincones de la ciudad al mismo tiempo. Tal debía de ser la dura selección de las fotografías obtenidas al efecto y el debate para optar, solo, por una de las instantáneas. La Iglesia de San Francisco Javier o de la Preciosa Sangre, la Puerta o el Arco del Cristo y la panorámica que alcanza el Palacio de los Golfines de Abajo y donde sus titulares, según reza, esperan, ni más ni menos, que el Día del Juicio Final.

Al mismo tiempo los diseñadores de la postal referenciada a Cáceres decidieron añadir todo un muy curioso testimonio, a modo de telegrama, que venía a resumir en tan solo siete palabras lo que muchas veces, otros, quizás no sepamos decir ni en cientos de ellas: “Llegada Cáceres. Todo bien. Ciudad maravillosa. Saludos“. ¿Qué más se puede decir, en un telegrama, de una ciudad como la de Cáceres?, nos preguntamos nosotros mismos.

Siete palabras, siete, como todo un mundo de sensaciones, de hechizo, de misterio, de fascinación, de admiraciones entre las ráfagas de las historias, las epopeyas y las aventuras que se desprenden del ritmo que alberga el Casco Histórico-Monumental de esa impresionante ciudad que, como Roma, es eterna.

Tan solo bastaría, pues, que el visitante, llegado de otras tierras, procediera a añadir la dirección en el reverso, firmarla, como testimonio personal y que el destinatario pudiera apreciar la honda belleza que alberga, ay, Cáceres. Eso sí, en tan solo tres instantáneas, tres. Porque podrían editarse decenas de tarjetas postales de todo el conjunto de maravillas y bellezas que se dan cita en la Ciudad Medieval de Cáceres.

 

Licencia Creative Commons
UN TELEGRAMA EN UNA POSTAL DE CACERES DE AQUELLOS TIEMPOS por JUAN DE LA CRUZ GUTIERREZ GOMEZ se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *