TRAJES TIPICOS DE CACERES (CEREGUMIL, AÑOS 40)

En el Cáceres que solemos denominar como el de Aquellos Tiempos, como recuerdo y paisajes de la infancia, muchos médicos recomendaban, sobre todo a los más pequeños, y, también a los más mayores, que tomaran Ceregumil.

El Ceregumil se conforma como un jarabe elaborado con  maceración de extractos de trigo, de lentejas, de avena, de judías, de maíz, de cebada, de miel de abejas y de agua, como un complemento alimenticio, para combatir la anemia, la falta de apetito, el cansancio, la debilidad orgánica, la fatiga, la mala nutrición y anomalíasa de similares características.

Un rico y dulce brebaje que, tras largo tiempo de investigación, creó el boticario granadino Bernabé Fernández Sánchez, (Granada, 1878-1937), licenciado en Farmacia.

Allá por la década de los años 40, en pleno apogeo de una más que marcada difusión publicitaria en numerosos productos comerciales y marcas, como es el caso de las fábricas de chocolates, de laboratorios medicinales, de tabacos, y un largo etcétera, la empresa productora de Ceregumil, decidió incrustar en las cajas de sus productos, como regalo de colección, una muy curiosa y llamativa serie de estampas bajo el título genérico de «Regiones de España«.

Las láminas de la colección «Regiones de España«, contenían un precioso dibujo con una pareja ricamente ataviada con el traje típico de cada una de las provincias españolas, con el fondo de un rincón popular, los datos poblacionales, la extensión geográfica, y un apunte referencial acerca de la historia, de los cultivos, de las industrias, del clima, así otros aspectos de las particularidades de las provincias, aunque, eso sí, claro es, en una más que mínima referencia informativa, pero como aportación descriptiva de las características provinciales españolas.

El cromo número 14, con una bella imagen diseñada con señalada sensibilidad como dibujo folklórico y acorde con un planteamiento genérico sobre la vestimenta típica y popular. está dedicado a la provincia de Cáceres.

Aquí pueden ver los lectores y seguidores de «CACERES, EL BLOG DE JUAN DE LA CRUZ» el anverso y el reverso de la estampa típica cacereña y los datos correspondientes en aquel entonces.

Una colección de estampas típicas, como tantas y tantas, que era muy perseguida. Sobre todo, como suele ocurrir por los más pequeños, y que, durante un tiempo, se guardaba como oro en paño.

Entonces, en aquellos tiempos, en el correr de los años cuarenta de la pasada centuria, hace ya la friolera de casi ochenta años, que se dice pronto, la provincia de Cáceres albergaba una población de 512.000 habitantes. Sin embargo, lamentable, inexplicable, penosamente, la Alta Extremadura, cuenta tan solo en 396.487 almas. Es decir, así, a bote pronto, 126.513 personas menos, mientras se sigue retrocediendo en las estadísticas demográficas.

Finalmente, y para el anecdotario, señalar que el nombre de la marca Ceregumil sale de la unión de las palabras “cereales, legumbres y miel”, y que, según se cuenta en la historia del jarabe el mismo salvó la vida al torero Manolo Bienvenida, herido de gravedad por un toro en la corrida de la Beneficencia de Madrid, en 1933, y que le infirió una cornada que le destrozó los intestinos y la vejiga. A los dos días el doctor expuso al diestro que ya debería de tomar, ya, un poco de leche, pero como no le gustaba la misma, se convino en que tomara Ceregumil.

CACERES, EL BLOG DE JUAN DE LA CRUZ

Licencia de Creative Commons
TRAJES TIPICOS DE CACERES (CEREGUMIL, AÑOS 40) by JUAN DE LA CRUZ GUTIERREZ GOMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *