VICENTE DE OVANDO SOLIS Y PEREIRA, BENEFACTOR DE LA PRECIOSA SANGRE

Si la Congregación de los padres de la Preciosa Sangre se instaló en su día en Cáceres fue por una voluntad manifiesta y clara de don Vicente Mariano de Ovando Solís y Pereira, III Marqués de Ovando, aunque en su origen el título nobiliario se denominaba como Marquesado de Brindis, y que a la sazón, era un rico hacendado cacereño.

 

casa del sol, padres preciosa sangre

La Casa del Sol fue legada por don Vicente de Ovando y Solís a la Congregación de los Padres de la Preciosa Sangre.

Todo arranca de la pasión política, ardor y vehemencia de don Vicente de Ovando Solís y Pereira, y que, durante diversas épocas a lo largo de su vida, había sido regidor de la villa de Cáceres.

Una pasión política de relieve y que, en su cabalgar por ese semejante andadura, le llevó a alcanzar, allá por el año 1824, ni más ni menos que los galones de gentilhombre de Cámara del Rey Fernando VII. Más los tiempos, en el correr paulatino de los desenlaces de la historia, iba presentándose muy convulsos.

vicentedeovando

Retrato del ilustre noble cacereño don Vicente de Ovando y Solís Pereíra.

No obstante tras el fallecimiento del Rey, en 1833, el ilustre noble cacereño firma su manifiesto de honor empedernido como partidario acérrimo y empedernido del Infante don Carlos. Pero, en función de su inquietud y compromiso político, carlista de pura cepa, y tras el famoso abrazo de Vergara, acaecido en el año 1839, ya con las fuerzas carlistas derrotadas severamente por las tropas isabelinas, y con don Vicente de Ovando y Solís temiendo ser pasado a cuchillo o armas de fuego por sus enemigos, se ve obligado a emigrar a Italia, y donde contrae matrimonio ya en edad sexagenaria, dejando atrás, con harto dolor, según consta en el relato de la historia, su país y su tierra cacereña.

Una tierra y un país en el que Vicente de Ovando tiene conocimiento y muy a fondo de la intensa labor religiosa que desarrolla la Congregación de los Padres Misioneros de la Preciosa Sangre, que Gaspar del Búfalo, 1786-1837, había fundado en el año 1915, subrayando que la devoción por la preciosa sangre de Jesús le había conmovido por su incansable obra misional.

Gaspar del Búfalo fue beatificado en 1904 por el Papa Pío IX y canonizado por el Papa Pío XII en 1954. La liturgia católica lo recuerda el 21 de octubre.

El Marqués de Ovando, inmensamente rico, y que murió sin descendencia, procede a legar en testamento, en el año 1856, una gran parte de su fortuna, como suponían los edificios de la Casa del Sol y la Casa de la Cuesta de la Compañía en Cáceres, y subrayando, de modo específico, eso sí, la finalidad de que “se estableciera un Instituto del PP. Misioneros del Búfalo… si llegara el caso que no haya dificultad que esta asociación o Instituto se funde como Comunidad Religiosa perpetua es mi voluntad hacerles entera y absoluta donación de todos los bienes y rentas durante su existencia”.

Si bien no será hasta 1898 cuando el primer padre misionero de la Congregación de la Preciosa Sangre, don Bartolomeo Corradini, llegue a Cáceres y tratar de edificar y levantar el legado espiritual dejado por don Vicente de Ovando y Solís, desarrollándose entonces, en la ciudad, una intensa labor apostólica, y con la anexión en su día de la Iglesia de San Francisco Javier a la Casa del Sol por el entonces obispo de Coria don Ramón Peris Mencheta.

Al padre Corradini le seguirán otros como el Padre Octavio Zavatta y el Hermano Luis Bufalini ejerciendo ambos su apostolado en misiones populares. Los misioneros en su afán de incrementar las vocaciones abren las puertas de su casa a diversos jóvenes, pero a la mayoría les atraían otros intereses más que los propios de la vocación religiosa; por eso su permanencia en la Casa del Sol fue muy limitada.

Los misioneros venidos de Italia permanecerán en Cáceres hasta el año 1939, en que serán sustituidos por padres alemanes de la Provincia Teutónica. No seŕa hasta el año 1960 en que los misioneros ibéricos se hacen cargo de la dirección del Vicariato. El primer Vicario de origen hispano sería el Padre José Outeiriño Lage.

Como episodio anecdótico es de señalar que la primera ordenación de un estudiante nacido y criado a la sombra de la Casa del Sol fue la correspondiente al padre Juan Ramón Laguna y que se llevó a cabo el año 1937.

NOTA: Las dos fotografías están extraídas de la página web de la Fundación Gabriel del Búfalo.

Licencia de Creative Commons
VICENTE DE OVANDO SOLÍS Y PEREIRA, BENEFACTOR DE LA PRECIOSA SANGRE by JUAN DE LA CRUZ GUTIÉRREZ GÓMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *