“VISION ICONOGRAFICA DE CACERES ANTIGUO”, POR MANUEL JOSE DE ARCE

“Visión iconográfica de Cáceres Antiguo” es un poema de Manuel José Arce y Valladares, Guatemala, 1907-1970, ensayista y diplomático, que un día, viajando por España, se llegó hasta Cáceres, recorrió de forma detenida, apasionada, sorprendida y enamoradiza lo que antes conocíamos como Cáceres Viejo o Cáceres Antiguo. Luego, meditando, en la ensoñación de su caminar por Cáceres, compuso este poema que figura en su libro “Los argonautas que vuelven. Cantos a España en España”.

 

Palacio de Marogalgo

El Palacio de Mayoralgo en la década de los años 40 del pasado siglo.

Manuel José Arce y Valladares es de ascendencia española y con antepasados de relieve en la administración guatemalteca. El mismo también pariente del general Manuel José de Arce, Primer Presidente de la República Confederada de Centroamérica, en 1823.

Profesor de Literatura en Guatemala, reportero, becado en su día para estudiar en la Universidad española Menéndez y Pelayo, hispanista, embajador extraordinario y Plenipotenciario de Guatemala en Colombia y en Uruguay, colaborador en diversos medios periodísticos, cuenta con una amplia obra tanto en prosa como en verso. También fundó y puso en marcha el semanario Tiempos Nuevos.

En sus publicaciones destacan obras como “El dolor supremo“, 1926, “Romances de la barriada“, 1931, “Epístola a la Católica Majestad de Alfonso XIII“, 1931, “Romancero de Indias“, 1943, como una exaltación de la gesta hispánica, “Estancias del callado amor“, 1944, “Los argonautas que vuelven. Cantos a España en España“, 1957, “Elegía del hombre“, 1963…

MANUEL JOSE DE ARCE Y VALLADARES

El prestigioso escritor guatemalteco Manuel José de Arce y Valladares, autor del poema “Visión Iconográfica de Cáceres Antiguo”.

Según una importante parte de estudiosos y analistas de la obra del prestigioso escritor guatemalteco uno de los rasgos más sobresalientes de la misma radica, sobre todo, en la dualidad de lo hispánico y lo mestizo. Lo que pone de manifiesto su amplia visión sobre las páginas de la historia.

Asimismo Manuel José de Arce y Valladares se encuentra en posesión de cualificados premios de poesía, como el “Carlos López Narváez” y el “Premio del Certamen Cervantino del Salvador” entre otros.

También está en posesión de distinciones como la Orden de Quetzal. la Medalla de Oro al Mérito Nacional de Francia y la Orden de Rubén Darío…

Aquí os dejo, pues, el contenido, profundo, de su poema dedicado a Cáceres, tras haberla recorrido de forma detenida, analítica y cuidada, para esculpir unos versos de identidad plena con el alma y con la esencia del Casco Histórico-Monumental de la ciudad.

 

VISION ICONOGRAFICA DE CACERES ANTIGUO

 

Vasto armonial petrificado. Páginas

a martillo y cincel. En los portales

blasones constelados de cuarteles

entre la profusión de sus follajes.

 

Con dejos de ciclópea arquitectura

y parca esplendidez de casas grandes,

macizas torres de altas balconadas

y alféizares tendidos en el aire.

 

Como trazadas a compás de esguinces

tiránse a fondo y quiébranse las calles;

los tiestos de geranios las ventanas

salpican con sus coágulos de sangre.

 

De banda a banda tiéndense la mano

en la alianza del arco los adarves

para concatenar los señoríos

de los viejos entronques familiares.

 

En recia cantería habla de hierro

la pátina herrumbrosa; en todas partes

un soboído tintinear de espuelas

y tizonas trabándose en combates…

 

Sello en perpetuidad de los Golfines

desde aquellas centurias medievales,

que quedaron en vuelo detenido

y en proyección eterna del instante.

 

El muerto olor que emana de los libros

viejos cuando sus páginas se abren

respiran los pulmones de la plaza

de San Mateo en delgadez del aire.

 

El sol se ha detenido en su escudo

parando el tiempo en sugestivo cauce

y animan el olivo silenciado

fanfarrias de oro de cortejos reales.

 

De los balcones penden reposteros

y tapices riquísimos de Flandes;

¡qué lucimiento de ojos y sonrisas

entre profusa ostentación de encajes!

 

Rebotan en los muros las campanas

al vuelo y al repique de los parches

contrapunteados en caracoleos

de tordillos, de moros alazanes.

 

Jinetes, los Saavedras, Mayoralgos,

los Sandes, Carvajal, Obando, Chaves,

Moscoso de Monroy, Suárez Becerra,

Golfín, Paredes, Mogollones, Blázquez.

 

Ojos de caballeros y de damas

crúzanse en trueques de pañuelos y guante;

argos rivales captan las promesas

y Amor y Honor han concertado lances…

 

Ya es la fiesta del Corpus la que hierve

en río humano que rebosa el cauce,

y a la piedad de la Semana Santa

o el estruendo de marchas militares.

 

Desfilan ante los ojos forasteros

que entran a fondo  corazón de Cáceres

a nutrir su raíz en los aljibes

la sucesión de cientos de linajes.

 

Linajes que hoy florecen en América

renovados de cielo, tierra y sangre;

y sobre mares, tierras, siglos, unen

con su abrazo de piedra los adarves.

NOTA: La fotografía me la ha facilitado y prestado, tan generosamente, como siempre, la investigadora e historiadora Julia G. Parra. La misma se corresponde con los años 40-50 del pasado siglo y aparece en el “Estudio histórico artístico de Cáceres”, obra de Miguel Muñoz de San Pedro, Conde de Canilleros, publicada por Ediciones Cultura Hispánica en el año 1954, dentro de la serie Cuadernos de Arte. En el mismo aparecen entremezcladas fotografías de Gudiel, Javier o Martín Gil, por lo que la autoría de la instantánea es de uno de los tres artistas citados.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *