EL GARROVILLANO, EL ULTIMO AMBULANTE

Domingo Pizarro, el Garrovillano, es, probablemente, el último vendedor ambulante de aquella generación de los cincuenta que, a sus 78 años, continúa pregonando los productos de su huerta, por la capital cacereña. Un personaje entrañable y de una estirpe fuerte, como la de los Vito, como los conocen en su pueblo… Este es mi artículo, EL GARROVILLANO, EL ULTIMO AMBULANTE, que hoy, 3 de junio de 2021, aparece publicado en las páginas del diario regional «Hoy», de Cáceres.

Ya se acaban los vendedores ambulantes. Un grito que se expande entre las nuevas generaciones, que ya no encuentran mulas cargadas de picón, sandías o cacharros alfareros.

Pero todavía quedan luchadores, duros como las rocas, que se niegan a la extinción de esos trajines que les posibilitó el condumio, como apunta Domingo Pizarro, el Garrovillano, de la familia de los Vito, que a sus 78 años lleva sesenta y muchos acudiendo con su mercancía hortelana hasta Cáceres.

Mamó el oficio de vendedor ambulante con su padre, aprendiendo una forma de ganarse de la vida, con sacrificio, que nunca se sabe. En los veranos de aquellos tiempos, salían de Garrovillas al caer la tarde, haciendo noche cerca del Casar, durmiendo en las rastrojeras, al sereno, soltando a las bestias, entrando en Cáceres con el alba. Atrás quedaban unas cuantas horas de caminata. Por delante, el pateo de la ciudad con una romana al hombro y una mula con unos cien kilos de piñones al grito de “Piñones como dientes de ajo” o “Piñones de maravilla, que son de Garrovillas”.

En invierno transitaban en frías madrugadas, pernoctando en la posada La Machacona, donde disponían de sus sacos de paja para dormir, colgando los aparejos de las caballerías y sus pertenencias en unos palos de la pared. En una nave tanto mujeres como hombres. Por las  cercanías de la Machacona, emanaban malos olores de cuadra con estiércol y rebuznos. Otras veces se hospedaban en la Posada de Basilio.

Domingo, el último vendedor ambulante, defiende a ese gremio desgarrado ante los hipermercados. Una estirpe recia, que camina con la mente en su rutina, aguando estoicamente las fuertes embestidas migratorias en los pueblos…

Ante el Múltiples, con frío o calor, el Garrovillano continúa ofertando los productos de su huerta, que atiende por la tarde, que le demanda su cada vez menor clientela: Patatas, higos chumbos, criadillas, espárragos, cardillos, aceitunas guisadas, perejil, laurel, tomillo, orégano…

Vendedores ambulantes que van desapareciendo de la iconografía popular…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *