LA CONDENA DE NUESTROS PUEBLOS

La emigración regional extremeña se conforma como una de las mayores tragedias histórico-sociales de nuestra Comunidad, desde que, allá por los años cincuenta del pasado siglo, con la puesta en marcha de los procesos industriales, y la dejación de atenciones la agricultura y la ganadería, decenas de miles de paisanos se vieron forzados a emprender otros caminos, allende las fronteras regionales, vaciando nuestros pueblos de futuro… LA CONDENA DE NUESTROS PUEBLOS es el título de mi artículo de hoy, 25 de noviembre de 2021, en el periódico regional extremeño HOY. Aquí lo teneis. 

Hace algún tiempo comenzó la guerra por los votos de lo que mal llaman la España Vaciada, cuando podrían denominarla la España Despoblada y Desatendida por los Gobiernos de turno, que tanto afecta y daña a nuestra provincia, cuyos municipios, salvo excepción, pierden población a raudales desde los años cincuenta a través de una sangría migratoria que rompe familias, destruye la esencia y sabor de los pueblos y conduce al abandono de la tierra a decenas de miles de paisanos desperdigados por la España desarrollada. Con preferencia, como siempre, por Cataluña, Madrid y el País Vasco.

Ya pueden venir ahora esos salvadores con las monsergas de la recuperación y defensa de nuestros pueblos, donde la media de edad se presenta cada día más elevada, de tal forma que nos jugamos pincho de tortilla y una caña a que no se  llevarán a cabo movimientos tecnológicos ni de aprovechamiento de las tierras para crear puestos de trabajo y enriquecimiento de unos municipios condenados a la soledad desgarrada y desgarradora que se palpa casi en su práctica totalidad como tampoco se rejuvenecerán nuestros pueblos.

Ya hay poco que confiar tras tanto desprecio y dejación mientras los brazos más jóvenes de la Extremadura de hoy siguen mirando, con dolor, al horizonte de la emigración y de las ausencias, cuando apenas son unos cuantos los que regresan del destierro, porque en la tierra parda apenas existen generadores de trabajo.

Nos duele la tierra hasta la médula… Pero la realidad se hace terca y tozuda. ¿Qué jóvenes se van a asentar en pueblos lejanos de industrias, carentes de servicios, sin escuelas, centros médicos, focos de expansión y sin el paisanaje de siempre?

Diagnóstico: Nuestros pueblos, seguirán agonizando. Prometan lo que prometan los promotores de esa España Vaciada, por cuyos votos ya empiezan a movilizarse algunos espabiladillos, cuando lo que desean sus gentes son servicios, progreso y respeto.

7 comments on “LA CONDENA DE NUESTROS PUEBLOS
  1. Querido Juan tu lucha por Extremadura merece seguimiento y respuestas de los responsables de la region. En tus articulos y en tus libros se palpa la desolacion que produce el abandono del alma de Extremadura. Esos pueblos unicos y especiales piden vida a traves de tus lucidas paginas.

    • Juan dice:

      Muchas gracias, amigo Agustín, por tu comentario y por esa solidaridad y ánimo con el que me incentivas a continuar en ese compromiso de defensa de la tierra parda. NO te queda duda alguna que, con amigos, lectores y compañeros como tú, continuaremos en esa tarea. Un abrazo.

  2. Fernando dice:

    Cuántas verdades, expones en este artículo, de nuestros pueblos vaciados. Que tristeza es verlos así. Los que se fueron en los años 60, raramente vuelven para quedarse, y los descendientes que tuvieron, ahora casi nos desprecian, ignorando nos.

    • Juan dice:

      Muchas gracias, querido Fernando, por tu comentario. Pero, como manifiesto al final, aún quedan auténticos superhéroes anónimos que tiran del carro de los municipios extremeños.

  3. Domingo Martínez González de la Rubia dice:

    Buen artículo!!

    • Juan dice:

      Muchas gracias, estimado Domingo, por tus palabras. Pero en esos pueblos siempre quedan superhéroes anónimos y luchadores que trabajan afanosamente por las dinámicas de nuestros pueblos. Un saludo cordial.

  4. Domingo Martínez González de la Rubia dice:

    Extremadura hace decenios que se está desangrando y no se hace auténticamente nada por remediarlo.Si se sigue así su empobrecimiento será paulatino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *