RETRATO DEL GENERAL MARGALLO (1893)

Algunos sabeis de mi inquietud y afán por la cacereñísima calle General Margallo, anteriormente Moros, en la que me nacieron. Y, que comparto, con mis estudios, alrededor de los vecinos y la historia de la calle, con la del ilustre militar cacereño, natural de la localidad de Montánchez, en la Guerra de Africa.

Imagen del General Margallo aparecida en el periódico “El Liberal”, al día siguiente de su muerte, 1893.

Tal como podeis ver en mi blog en los capítulos “Noche de soledad en mi calle Margallo, antes calle Moros” y “General Margallo“.

Hoy os dejo este retrato del General Margallo que aparecía publicado en la primera página del periódico “El Heraldo” al día siguiente de su muerte en la Guerra de Africa, en 1893, ante la excepcional importancia de la misma.
Retrato realizado de una fotografía llegada días antes al periódico, y que en vista de las dificultades técnicas, como solía ocurrir en fotografías de urgencia en la prensa diaria, eran copiadas de forma minuciosa por expertos y cualificados pintores y dibujantes
Y ya, de paso, con la publicación de esta fotografía deja constancia, una vez más, que Juan García-Margallo fue un héroe no demasiado conocido ni reconocido en las páginas de la historia de España, ni, tampoco, lamentablemente, al menos en nuestra modesta opinión, en las páginas de recorrido por la historia de Cáceres.
Un hombre, si se repasa su trayectoria y su semblanza, de una conducta militar intachable y esforzada, a golpe de batallas en esos tiempos difíciles de su vida (1839-1893), y en cuyas acciones de guerra, de lucha y combate, en defensa, siempre, de la bandera española, dejó escritas numerosas páginas de valor, de esfuerzo, de coraje y de honor.
Y su nombre, hoy, sin embargo, atrapado en el silencio y en el olvido, siempre lamentable, de nuestros héroes, no pasa más allá de rotular con su nombre y apellidos algunas calles de España. En Cáceres, en su ciudad natal de Montánchez, en Madrid, o en Melilla, donde le mató un certero disparo de las tribus bereberes, a las puertas mismas del Fuerte conocido como Cabrerizas Altas, cuando el General de Brigada cacereño Juan García-Margallo, dirigía con grave riesgo para su vida la defensa de las posiciones españolas ante los ataques de los moros, a pesar de que había sido destituido unos días antes como Comandante General de la Plaza de Melilla por la Reina Regente, a instancias del desnortado ministro de la Guerra, López Domínguez, con quien tuvo severos desencuentros, y mientras esperaba la llegada del general Macías, su sustituto.
Pocos días después de su muerte José Trujillo Lanuza, alcalde de Cáceres en aquel tiempo, decidió cambiar el rótulo de la calle Moros por el de General Margallo.
Si bien es de dejar constancia expresa que la vieja calle Moros, una de las más emblemáticas de Cáceres, nació para acoger a los moriscos que el rey Felipe II deportó desde Las Alpujarras., cuando la villa, entonces, terminaba hacia el norte, en la parte baja de la Judería Nueva, en torno a lo que hoy es Ríos Verdes y Santo Domingo.
Un cambio de nombre, pues, el de la calle, que refleja un sentimiento ignorante del origen real de la toponimia de la anteriormente denominada calle Moros.

 

Licencia de Creative Commons
RETRATO DEL GENERAL MARGALLO (1893) by JUAN DE LA CRUZ GUTIERREZ GOMEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *