EL SABROSO PIMENTON DE LA VERA

El pimentón de La Vera cacereña se conforma como uno de los productos estrella de la cocina.

El mismo llegó desde las Américas que conquistara Cristóbal Colón, y tras ser ofrecido a los Reyes Católicos, sus primeras plantaciones se llevaron a cabo por las tierras de los monasterios jerónimos de Yuste y Guadalupe, cuyos monjes, de hábiles manos en la cocina, se encargaron de pregonar las excelencias del pimentón.

El pimentón arranca en la molienda de pimientos rojos de las variedades Ocales, Jaranda, Jariza, Jeromín, y Bola.

Los tres tipos de pimentón son el Dulce, que se elabora con las variedades Bola y Jaranda, el Agridulce, con Jaranda y Jariza y el Picante, que deriva de la variedad Jeromín.

Muchos conocen al pimentón con una denominación tan extraordinaria como el “oro rojo de Extremadura”.

Señalemos como dato de relieve que, ya en el año 1914, unos agricultores pimentoneros conformaron un Sindicato Católico, que auspició en Jaraiz de la Vera el sacerdote Marcelo Giraldo.

Posteriormente se organiza el Sindicato de Productores del Pimentón. También se puso en marcha un Movimiento Asociacionista y ya en 1945 nace la Cooperativa del Campo.

Su cultivo se inicia allá por el mes de marzo y la recolección se lleva a cabo en el mes de octubre.

Tras el secado de tipo tradicional se procede a la molienda hasta la obtención de un polvo rojo, fino y de tipo uniforme y que genera un rico sabor y condimento en numerosos platos de la cocina cacereña, extremeña, nacional e internacional.

El pimentón enriquece el sabor de platos tan nuestros como la caldereta, la cachuela, las miagas, el mismo gazpacho extremeño, que aderezado con un poquito de pimentón resulta toda una delicia, las patatas a la riojana, huevos fritos o escalfados, manitas de cordero, estofado de venado al pimentón de la Vera, boquerones en vinagre, cordero al pimentón… Y, claro es, miles de recetas que se enriquecen con el pimentón verato.

También se utiliza el pimentón como defensa de carácter antioxidante, según un estudio elaborado en su día por las Universidades de Extremadura y de Valencia. Y también se difunden sus propiedades contra el colesterol. Algo que conviene señalar para conocimiento de todos.

En el municipio cacereño de Jaraiz de la Vera se encuentra enclavado, desde el año 2007, el Museo del Pimentón que divulga y deja constancia expresa de las excelencias del producto y en dicho municipio se encuentra, asimismo, la sede de la Denominación de Origen del Pimentón de la Vera.

Una especia, el pimentón, que está catalogada como una delicia de la cocina a nivel del mayor relieve. Para mayor gloria, claro es, de los ricos elementos que salen de los campos de la tierra extremeña y en base a la riqueza de la misma y al trabajo, siempre incuestionable y excepcional, de cuantos se dedican a mimar las campas de la provincia de Cáceres.

Un elemento de gran sabor, de gran aroma, de gran color.

Asimismo señalar que las muestras fotográficas de las curiosas latas de pimentón de Aquellos Tiempos, que he dejado en este capítulo, muestran su referencia en del Pimentón “puro “El Preferido“, de los años 30 del pasado siglo, el pimentón marca “El Automóvil“, de principios de siglo, otra referencia de señalado relieve documental, el pimentón “La Guinda”, del municipio de Jaraiz de la Vera, el pimentón “Flor de la Vera” y la fábrica de pimentón “El Corneta“, de Plasencia.

Toda una serie de imágenes, estampas y ejemplos, de latas de pimentón, que se encuentran enmarcadas en la historia, para dejar constancia que hasta en las mismas se podía apreciar el buen gusto, ya, en aquellos tiempos, de los dibujantes, diseñadores y empresarios para ofertar la mejor imagen de sus productos y llamar la atención y vistosidad de la marca de cara a las expectativas de la clientela pimentonera.

Finalmente hemos de subrayar, en esta breve exposición sobre la importancia del pimentón en La Vera cacereña, de que han sido, continúan y continuarán siéndolo, numerosas y muy importantes las fábricas de pimentón, que, a lo largo del tiempo, han generado, generan y seguirán generando mucho trabajo, mucho empleo, mucho dinamismo y un más que señalado impulso a las diversas localidades de la feraz comarca y a toda la provincia, con la riqueza de una especia como la que supone el pimentón. Todo ello, claro esa, base al impulso de numerosos esfuerzos e impulsos.

Además de las ya citadas podemos añadir otra serie de fábricas de pimentón en la provincia de Cáceres como es el caso de la fábrica “El Adelantado”, “El Colorín, “El Clavel”, “El Caballo de Oros”, “La Dalia”, San Antonio” o “El Pensamiento“, todas ellas de Jaraiz de La Vera, así como “Carlos I“, de Yuste, “La Gorra” o “Los Tres Amigos“, de Plasencia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *